Recetas tradicionales

The Daily Dish: los entrenamientos "guerreros de fin de semana" pueden reducir los riesgos para la salud, según un nuevo estudio

The Daily Dish: los entrenamientos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los entrenamientos de "guerrero de fin de semana" pueden reducir los riesgos para la salud, según un nuevo estudio

Reservar tiempo para hacer ejercicio durante la ajetreada semana laboral puede resultar complicado. Una buena noticia para los "guerreros del fin de semana" que solo pueden pasar tiempo en el gimnasio los sábados y domingos, una reciente estudio de la Universidad de Sydney sugerido que hacer ejercicio una o dos veces por semana puede ser suficiente para reducir los riesgos para la salud tanto en hombres como en mujeres. El estudio recopiló datos de 63.591 adultos de Inglaterra y Escocia que informaron sobre hábitos de ejercicio de 1994 a 2012 en la Encuesta de salud de Inglaterra y la Encuesta de salud de Escocia, CNN informó. El análisis mostró que, en comparación con los adultos que informaron que no realizaban ejercicio, los que se ejercitaban una o dos veces por semana tenían un riesgo 40 por ciento menor de muerte por enfermedad cardiovascular, 30 por ciento menos de riesgo de muerte general y 18 por ciento menos de riesgo de muerte por cáncer. Sin embargo, el estudio no analizó el riesgo de lesiones para los "guerreros de fin de semana", ni estableció la frecuencia de actividad física por semana que optimizaría los beneficios para la salud, en lugar de simplemente reducir los riesgos.

Chipotle mejora su seguridad alimentaria con tecnología 'revolucionaria'

El año pasado, Chipotle estaba plagado de enfermedad transmitida por alimentos brotes y posteriormente afectados por demandas de consumidores. Este año destaca su apuesta por Seguridad alimenticia mediante la instalación de tecnología en sus 2.200 ubicaciones que, según afirma, purificará el aire y eliminará cualquier daño bacterias, moho y virus. La cadena de comida rápida ha recurrido a RGF Environmental Group, Inc., un sur Floridaempresa basada en la creación de productos que proporcionan "el aire, el agua y los alimentos más seguros sin el uso de productos químicos", según la empresa sitio web. "Estamos entusiasmados de trabajar con Chipotle y sus socios de la cadena de suministro para brindarles intervenciones de seguridad alimentaria utilizando alternativas no químicas eficaces. Es lo que hacemos mejor que nadie ", dijo Ron Fink, presidente y director ejecutivo de RGF, en un declaración.

Blaze Pizza apunta a enfrentarse cara a cara con Dominos y Pizza Hut en Chain Pizza Arena

Cuando se trata de comidas rápidas e informales, nada supera la comodidad, las opciones saludables y el buen gusto. Estos tres atributos son los Blaze Pizza los cofundadores Elise y Rick Wetzel dicen que la compañía puede proporcionar durante su continua expansión a nivel nacional. Blaze Pizza prepara y hornea personal pizzas en un moda de línea de montaje que permite personalizar los pedidos con una selección de ingredientes.

El año pasado, el cadena de pizza abrió 68 nuevas ubicaciones en el NOSOTROS., lo que le dio a la compañía un total de 173 restaurantes en todo el país, y las ventas crecieron en un 84 por ciento a $ 186 millones, Business Insider informó. La compañía aspira a vender mil millones de dólares, lo que la convertiría en la quinta cadena de pizzas más grande de Estados Unidos, según Rick Wetzel.

Prueba el mundo mágico con este menú con temática de "Harry Potter" en un B&B del sur de Gales

Tener la oportunidad de experimentar Hogwarts La Escuela de Magia y Hechicería ya no está tan lejos de su alcance. Un bed and breakfast en el sur de Gales es celebrando todas las cosas de Potter en honor al 20 aniversario del primer libro en J.K. Rowling serie, Harry Potter y la Piedra Filosofal, agregando una nueva opción de "Té de Wizards" a sus servicios. los Llety Cynin B&B se transforma temporalmente en un Harry Alfarero refugio todos los días durante los Wizards , con un Harry Potter- Menú temático lleno de bebidas y delicias inspiradas en el mundo mágico, según los B & B sitio web. El menú incluye elementos como ranas de chocolate, Cerveza de mantequilla, Quidditch "Paletas de pastel ganadoras del partido" y "Galletas de mantequilla de la casa" de colores.

Starbucks lanza su primera bebida nueva de 2017: The Cascara Latte

Starbucks ha lanzado recientemente su primera bebida nueva del añoy se remonta a la raíz del café con cáscara, la capa exterior de las cerezas de café. El Cascara Latte, que estuvo disponible en las tiendas el 10 de enero, se inspiró en el Starbucks Reserve Roastery en Seattle, que incursionó con la cáscara y el café durante su Barista Innovation Challenge en septiembre, según la empresa sitio web. "Cascara es la palabra española para 'cascarilla', y estamos tomando el fruto de la cereza del café para dar nuestro latté un sabor sutil y ligeramente dulce ”, dijo Erin Marinan del equipo de investigación y desarrollo de bebidas de Starbucks, en un comunicado. El café con leche está hecho con Café exprés, leche al vapor y jarabe de cáscara. Para rematar la bebida, extracto de cáscara y caña de azucar se combinan para crear un diseño de línea recta característico que se asemeja al interior de una cereza de café.


Mejora tu carrera agregando más pasos a tu semana

La primavera pasada, Ian Sharman, un entrenador de carrera y un ultrarunner patrocinado por Altra, se lesionó el músculo de la pantorrilla y no pudo correr durante un mes. Pero aún podía caminar. Eso lo llevó a recorrer de 60 a 70 millas por semana a un ritmo de peatón, incluso caminó el maratón completo de Los Ángeles. Al año siguiente, con solo un mes de regreso a su deporte, logró su tiempo de maratón y llegó a un impresionante 2:21.

Sharman atribuye su éxito a caminar, que todavía usa para complementar su carrera (incluso cuando no está lesionado). Anima a otros corredores a adoptar el paso más lento y los beneficios que ofrece. “Caminar proporciona un estímulo asombroso que puede ponerte en forma y hacer que sea menos probable que te lastimes”, dice.

Agregue ejercicio, sin riesgo

Una de las razones más obvias para agregar caminar a su rutina es la recuperación activa. "Es una forma de bajo impacto para ayudar a que sus músculos se reconstruyan", dice Sharman. “Te mantiene en movimiento y te ayuda a recuperarte de los ejercicios más duros que desgastan tu cuerpo. Además, caminar te ayuda a quemar algunas calorías adicionales para mantenerte en mejor forma en general ". Caminar también ayuda a desarrollar flexibilidad y fuerza al tiempo que refuerza los patrones de movimiento adecuados, especialmente a medida que envejece. No es una mala manera de agregar algo de tiempo de recuperación a su programa de entrenamiento.

Para algunos, caminar puede ser una mejor actividad primaria que correr, al menos inicialmente. Si se está recuperando de una lesión o es relativamente nuevo en el deporte, podría beneficiarse de practicarlo con un ritmo más lento. “Caminar ayuda a crear una base sostenible para correr y hace que las piernas se acostumbren al movimiento sin riesgos”, dice Sharman. "Obviamente es de menor intensidad, pero es útil en cualquier etapa del entrenamiento".

Esa menor intensidad, de hecho, puede ser beneficiosa. Los estudios con atletas de resistencia han demostrado que una de las formas más efectivas de entrenar si está tratando de aumentar su resistencia es mantener el 80 por ciento de su tiempo de ejercicio por debajo de su umbral aeróbico, o el extremo inferior de su zona cardiovascular. Para muchos, es más fácil permanecer en esta zona caminando vigorosamente que tratando de correr despacio. Y, al ser más fácil, puede ayudar a los atletas a registrar más millas que se suman a una mayor quema de calorías netas. El tiempo prolongado de pie cuando camina aumentará la fuerza en sus músculos y articulaciones, de modo que podrá correr más fácilmente y durante más tiempo en el camino. Sin mencionar que, según Sharman, el paso lento al caminar probablemente será más divertido que correr millas durante las primeras etapas del entrenamiento.

Otra razón para tomarse en serio la marcha es que le impide sentarse. Independientemente de la intensidad con la que se ejercite durante un período corto de tiempo (o de la seriedad con la que adopte el término "guerrero de fin de semana"), los estudios muestran que estar sentado durante mucho tiempo provoca efectos negativos en la salud. No solo sentarse demasiado puede acortar su vida, sino que los fisioterapeutas como Jay Dicharry, autor de Anatomía para corredores , informe que sentarse crea inflexibilidades y desequilibrios de fuerza que reducen la eficacia de su paso al correr al comprometer la extensión de la cadera.

La mejor solución es moverse con regularidad durante el día, y caminar es mucho más conveniente que cambiarse para correr. Sharman también señala que caminar es una gran actividad grupal. "Caminaré con mi esposa, y eso me da un poco de entrenamiento adicional sin consumir el tiempo en familia", dice.

La regla general de Sharman es simple: "Camine tanto como pueda". Sin embargo, está de acuerdo en que tener una meta ayuda a establecer prioridades. Sugiere apuntar a agregar aproximadamente 1/4 de la cantidad de tiempo que pasa corriendo a su rutina de caminar. Para los atletas que corren de 30 a 40 millas por semana, por ejemplo, otras 10 millas de caminata son ideales.

"El límite realista es el tiempo", dice, y señala que no es probable que se entrene demasiado simplemente porque pocos son capaces de pasar muchas horas al día caminando más.

Fitbit facilita el establecimiento de objetivos tanto para correr como para caminar. Puede apuntar a una cierta cantidad de minutos activos en sus zonas cardiovasculares y pico durante sus entrenamientos, y luego asegurarse de recorrer una cantidad total de millas y pasos por día. Alcanzar dos goles todos los días es satisfactorio y te convertirá en un corredor mejor y más fuerte.

“Solo se puede correr hasta cierto punto, pero puede agregar más movimiento diario y obtener beneficios de ello”, dice Sharman. "Ahí es donde entra en juego la marcha de bajo impacto. No daña más las fibras musculares y te permite recuperarte y entrenar más de forma sostenible".

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly es escritor independiente y autor de Your Best Stride y Run Strong, Stay Hungry. Ex editor en jefe de Running Times, se basa en décadas de experiencia en el deporte. Ha corrido 26 maratones con un mejor 2:46:04. Jonathan también entrena a campo traviesa de secundaria.


Mejora tu carrera agregando más pasos a tu semana

La primavera pasada, Ian Sharman, un entrenador de atletismo y ultrarunner patrocinado por Altra, se lesionó el músculo de la pantorrilla y no pudo correr durante un mes. Pero aún podía caminar. Eso lo llevó a recorrer de 60 a 70 millas por semana a un ritmo de peatón, incluso caminó el maratón completo de Los Ángeles. Al año siguiente, con solo un mes de regreso a su deporte, logró su tiempo de maratón y llegó a un impresionante 2:21.

Sharman atribuye su éxito a caminar, que todavía usa para complementar su carrera (incluso cuando no está lesionado). Anima a otros corredores a adoptar el paso más lento y los beneficios que ofrece. “Caminar proporciona un estímulo asombroso que puede ponerte en forma y hacer que sea menos probable que te lastimes”, dice.

Agregue ejercicio, sin riesgo

Una de las razones más obvias para agregar caminar a su rutina es la recuperación activa. "Es una forma de bajo impacto para ayudar a que sus músculos se reconstruyan", dice Sharman. “Te mantiene en movimiento y te ayuda a recuperarte de los ejercicios más duros que desgastan tu cuerpo. Además, caminar te ayuda a quemar algunas calorías adicionales para mantenerte en mejor forma en general ". Caminar también ayuda a desarrollar flexibilidad y fuerza al tiempo que refuerza los patrones de movimiento adecuados, especialmente a medida que envejece. No es una mala manera de agregar algo de tiempo de recuperación a su programa de entrenamiento.

Para algunos, caminar puede ser una actividad primaria mejor que correr, al menos inicialmente. Si se está recuperando de una lesión o es relativamente nuevo en el deporte, podría beneficiarse de practicarlo con un ritmo más lento. “Caminar ayuda a crear una base sostenible para correr y hace que las piernas se acostumbren al movimiento sin riesgos”, dice Sharman. "Obviamente es de menor intensidad, pero es útil en cualquier etapa del entrenamiento".

Esa menor intensidad, de hecho, puede ser beneficiosa. Los estudios con atletas de resistencia han demostrado que una de las formas más efectivas de entrenar si está tratando de aumentar su resistencia es mantener el 80 por ciento de su tiempo de ejercicio por debajo de su umbral aeróbico, o el extremo inferior de su zona cardiovascular. Para muchos, es más fácil permanecer en esta zona caminando vigorosamente que tratando de correr despacio. Y, al ser más fácil, puede ayudar a los atletas a registrar más millas que se suman a una mayor quema de calorías netas. El tiempo prolongado de pie cuando camina aumentará la fuerza en sus músculos y articulaciones, de modo que podrá correr más fácilmente y durante más tiempo en el camino. Sin mencionar que, según Sharman, el paso lento al caminar probablemente será más divertido que correr millas durante las primeras etapas del entrenamiento.

Otra razón para tomarse en serio la marcha es que le impide sentarse. Independientemente de la intensidad con la que se ejercite durante un período corto de tiempo (o de la seriedad con la que adopte el término "guerrero de fin de semana"), los estudios muestran que estar sentado durante mucho tiempo provoca efectos negativos en la salud. No solo sentarse demasiado puede acortar su vida, sino que los fisioterapeutas como Jay Dicharry, autor de Anatomía para corredores , informe que sentarse crea inflexibilidades y desequilibrios de fuerza que reducen la eficacia de su paso al correr al comprometer la extensión de la cadera.

La mejor solución es moverse con regularidad durante el día, y caminar es mucho más conveniente que cambiarse para correr. Sharman también señala que caminar es una gran actividad grupal. "Caminaré con mi esposa, y eso me da un poco de entrenamiento adicional sin consumir el tiempo en familia", dice.

La regla general de Sharman es simple: "Camine tanto como pueda". Sin embargo, está de acuerdo en que tener una meta ayuda a establecer prioridades. Sugiere apuntar a agregar aproximadamente 1/4 de la cantidad de tiempo que pasa corriendo a su rutina de caminar. Para los atletas que corren de 30 a 40 millas por semana, por ejemplo, otras 10 millas de caminata son ideales.

"El límite realista es el tiempo", dice, y señala que no es probable que se entrene demasiado simplemente porque pocos son capaces de pasar muchas horas al día caminando más.

Fitbit facilita el establecimiento de objetivos tanto para correr como para caminar. Puede apuntar a una cierta cantidad de minutos activos en sus zonas de cardio y pico durante sus entrenamientos, y luego asegurarse de recorrer una cantidad total de millas y pasos por día. Alcanzar dos goles todos los días es satisfactorio y te convertirá en un corredor mejor y más fuerte.

“Solo se puede correr hasta cierto punto, pero puede agregar más movimiento diario y obtener beneficios de ello”, dice Sharman. "Ahí es donde entra en juego la caminata de bajo impacto. No daña más las fibras musculares y te permite recuperarte y entrenar más de manera sostenible".

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly es escritor independiente y autor de Your Best Stride y Run Strong, Stay Hungry. Ex editor en jefe de Running Times, se basa en décadas de experiencia en el deporte. Ha corrido 26 maratones con un mejor 2:46:04. Jonathan también entrena a campo traviesa de secundaria.


Mejora tu carrera agregando más pasos a tu semana

La primavera pasada, Ian Sharman, un entrenador de atletismo y ultrarunner patrocinado por Altra, se lesionó el músculo de la pantorrilla y no pudo correr durante un mes. Pero aún podía caminar. Eso lo llevó a recorrer de 60 a 70 millas por semana a un ritmo de peatón, incluso caminó el maratón completo de Los Ángeles. Al año siguiente, con solo un mes de regreso a su deporte, logró su tiempo de maratón y llegó a un impresionante 2:21.

Sharman atribuye su éxito a caminar, que todavía usa para complementar su carrera (incluso cuando no está lesionado). Anima a otros corredores a adoptar el paso más lento y los beneficios que ofrece. “Caminar proporciona un estímulo asombroso que puede ponerte en forma y hacer que sea menos probable que te lastimes”, dice.

Agregue ejercicio, sin riesgo

Una de las razones más obvias para agregar caminar a su rutina es la recuperación activa. "Es una forma de bajo impacto para ayudar a que sus músculos se reconstruyan", dice Sharman. “Te mantiene en movimiento y te ayuda a recuperarte de los ejercicios más duros que desgastan tu cuerpo. Además, caminar te ayuda a quemar algunas calorías adicionales para mantenerte en mejor forma en general ". Caminar también ayuda a desarrollar flexibilidad y fuerza al tiempo que refuerza los patrones de movimiento adecuados, especialmente a medida que envejece. No es una mala manera de agregar algo de tiempo de recuperación a su programa de entrenamiento.

Para algunos, caminar puede ser una mejor actividad primaria que correr, al menos inicialmente. Si se está recuperando de una lesión o es relativamente nuevo en el deporte, podría beneficiarse de practicarlo con un ritmo más lento. “Caminar ayuda a crear una base sostenible para correr y hace que las piernas se acostumbren al movimiento sin riesgos”, dice Sharman. "Obviamente es de menor intensidad, pero es útil en cualquier etapa del entrenamiento".

Esa menor intensidad, de hecho, puede ser beneficiosa. Los estudios con atletas de resistencia han demostrado que una de las formas más efectivas de entrenar si está tratando de aumentar su resistencia es mantener el 80 por ciento de su tiempo de ejercicio por debajo de su umbral aeróbico, o el extremo inferior de su zona cardiovascular. Para muchos, es más fácil permanecer en esta zona caminando vigorosamente que tratando de correr despacio. Y, al ser más fácil, puede ayudar a los atletas a registrar más millas que se suman a una mayor quema de calorías netas. El tiempo prolongado de pie cuando camina aumentará la fuerza en sus músculos y articulaciones, de modo que podrá correr más fácilmente y durante más tiempo en el camino. Sin mencionar que, según Sharman, el paso lento al caminar probablemente será más divertido que correr millas durante las primeras etapas del entrenamiento.

Otra razón para tomarse en serio la marcha es que le impide sentarse. Independientemente de la intensidad con la que se ejercite durante un período corto de tiempo (o de la seriedad con la que adopte el término "guerrero del fin de semana"), los estudios muestran que estar sentado durante mucho tiempo provoca efectos negativos en la salud. No solo sentarse demasiado puede acortar su vida, sino que los fisioterapeutas como Jay Dicharry, autor de Anatomía para corredores , informe que sentarse crea inflexibilidades y desequilibrios de fuerza que reducen la eficacia de su paso al correr al comprometer la extensión de la cadera.

La mejor solución es moverse con regularidad durante el día, y caminar es mucho más conveniente que cambiarse para correr. Sharman también señala que caminar es una gran actividad grupal. "Caminaré con mi esposa, y eso me da un poco de entrenamiento adicional sin afectar el tiempo familiar", dice.

La regla general de Sharman es simple: "Camine tanto como pueda". Sin embargo, está de acuerdo en que tener una meta ayuda a establecer prioridades. Sugiere apuntar a agregar aproximadamente 1/4 de la cantidad de tiempo que pasa corriendo a su rutina de caminar. Para los atletas que corren de 30 a 40 millas por semana, por ejemplo, otras 10 millas de caminata son ideales.

"El límite realista es el tiempo", dice, y señala que no es probable que se entrene demasiado simplemente porque pocos son capaces de pasar muchas horas al día caminando más.

Fitbit facilita el establecimiento de objetivos tanto para correr como para caminar. Puede apuntar a una cierta cantidad de minutos activos en sus zonas cardio y pico durante sus entrenamientos, y luego asegurarse de recorrer una cantidad total de millas y pasos por día. Alcanzar dos goles todos los días es satisfactorio y te convertirá en un corredor mejor y más fuerte.

“Solo se puede correr hasta cierto punto, pero puede agregar más movimiento diario y obtener beneficios de ello”, dice Sharman. "Ahí es donde entra en juego la caminata de bajo impacto. No daña más las fibras musculares y te permite recuperarte y entrenar más de manera sostenible".

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly es escritor independiente y autor de Your Best Stride y Run Strong, Stay Hungry. Ex editor en jefe de Running Times, se basa en décadas de experiencia en el deporte. Ha corrido 26 maratones con un mejor 2:46:04. Jonathan también entrena a campo traviesa de secundaria.


Mejora tu carrera agregando más pasos a tu semana

La primavera pasada, Ian Sharman, un entrenador de atletismo y un ultrarunner patrocinado por Altra, se lesionó el músculo de la pantorrilla y no pudo correr durante un mes. Pero aún podía caminar. Eso lo llevó a recorrer de 60 a 70 millas por semana a un ritmo de peatón, incluso caminó el maratón completo de Los Ángeles. Al año siguiente, con solo un mes de regreso a su deporte, logró su tiempo de maratón y llegó a un impresionante 2:21.

Sharman atribuye su éxito a caminar, que todavía usa para complementar su carrera (incluso cuando no está lesionado). Anima a otros corredores a adoptar el paso más lento y los beneficios que ofrece. “Caminar proporciona un estímulo asombroso que puede ponerte en forma y hacer que sea menos probable que te lastimes”, dice.

Agregue ejercicio, sin riesgo

Una de las razones más obvias para agregar caminar a su rutina es la recuperación activa. "Es una forma de bajo impacto para ayudar a que sus músculos se reconstruyan", dice Sharman. “Te mantiene en movimiento y te ayuda a recuperarte de los ejercicios más duros que desgastan tu cuerpo. Además, caminar te ayuda a quemar algunas calorías adicionales para mantenerte en mejor forma en general ". Caminar también ayuda a desarrollar flexibilidad y fuerza al tiempo que refuerza los patrones de movimiento adecuados, especialmente a medida que envejece. No es una mala manera de agregar algo de tiempo de recuperación a su programa de entrenamiento.

Para algunos, caminar puede ser una actividad primaria mejor que correr, al menos inicialmente. Si se está recuperando de una lesión o es relativamente nuevo en el deporte, podría beneficiarse de practicarlo con un ritmo más lento. “Caminar ayuda a crear una base sostenible para correr y hace que las piernas se acostumbren al movimiento sin riesgos”, dice Sharman. "Obviamente es de menor intensidad, pero es útil en cualquier etapa del entrenamiento".

Esa menor intensidad, de hecho, puede ser beneficiosa. Los estudios con atletas de resistencia han demostrado que una de las formas más efectivas de entrenar si está tratando de aumentar su resistencia es mantener el 80 por ciento de su tiempo de ejercicio por debajo de su umbral aeróbico, o el extremo inferior de su zona cardiovascular. Para muchos, es más fácil permanecer en esta zona caminando vigorosamente que tratando de correr despacio. Y, al ser más fácil, puede ayudar a los atletas a registrar más millas que se suman a una mayor quema de calorías netas. El tiempo prolongado de pie cuando camina aumentará la fuerza en sus músculos y articulaciones, de modo que podrá correr más fácilmente y durante más tiempo en el camino. Sin mencionar que, según Sharman, el paso lento al caminar probablemente será más divertido que correr millas durante las primeras etapas del entrenamiento.

Otra razón para tomarse en serio la marcha es que le impide sentarse. Independientemente de la intensidad con la que se ejercite durante un período corto de tiempo (o de la seriedad con la que adopte el término "guerrero de fin de semana"), los estudios muestran que estar sentado durante mucho tiempo provoca efectos negativos en la salud. No solo sentarse demasiado puede acortar su vida, sino que los fisioterapeutas como Jay Dicharry, autor de Anatomía para corredores , informe que sentarse crea inflexibilidades y desequilibrios de fuerza que reducen la eficacia de su paso al correr al comprometer la extensión de la cadera.

La mejor solución es moverse con regularidad durante el día, y caminar es mucho más conveniente que cambiarse para correr. Sharman también señala que caminar es una gran actividad grupal. "Caminaré con mi esposa, y eso me da un poco de entrenamiento adicional sin consumir el tiempo en familia", dice.

La regla general de Sharman es simple: "Camine tanto como pueda". Sin embargo, está de acuerdo en que tener una meta ayuda a establecer prioridades. Sugiere apuntar a agregar aproximadamente 1/4 de la cantidad de tiempo que pasa corriendo a su rutina de caminar. Para los atletas que corren de 30 a 40 millas por semana, por ejemplo, otras 10 millas de caminata son ideales.

"El límite realista es el tiempo", dice, y señala que no es probable que se entrene demasiado simplemente porque pocos son capaces de pasar muchas horas al día caminando más.

Fitbit facilita el establecimiento de objetivos tanto para correr como para caminar. Puede apuntar a una cierta cantidad de minutos activos en sus zonas cardio y pico durante sus entrenamientos, y luego asegurarse de recorrer una cantidad total de millas y pasos por día. Alcanzar dos goles todos los días es satisfactorio y te convertirá en un corredor mejor y más fuerte.

“Solo se puede correr hasta cierto punto, pero puede agregar más movimiento diario y obtener beneficios de ello”, dice Sharman. "Ahí es donde entra en juego la marcha de bajo impacto. No daña más las fibras musculares y te permite recuperarte y entrenar más de forma sostenible".

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly es escritor independiente y autor de Your Best Stride y Run Strong, Stay Hungry. Ex editor en jefe de Running Times, se basa en décadas de experiencia en el deporte. Ha corrido 26 maratones con un mejor 2:46:04. Jonathan también entrena a campo traviesa de secundaria.


Mejora tu carrera agregando más pasos a tu semana

La primavera pasada, Ian Sharman, un entrenador de atletismo y un ultrarunner patrocinado por Altra, se lesionó el músculo de la pantorrilla y no pudo correr durante un mes. Pero aún podía caminar. Eso lo llevó a recorrer de 60 a 70 millas por semana a un ritmo de peatón, incluso caminó el maratón completo de Los Ángeles. Al año siguiente, con solo un mes de regreso a su deporte, logró su tiempo de maratón y llegó a un impresionante 2:21.

Sharman atribuye su éxito a caminar, que todavía usa para complementar su carrera (incluso cuando no está lesionado). Anima a otros corredores a adoptar el paso más lento y los beneficios que ofrece. “Caminar proporciona un estímulo asombroso que puede ponerte en forma y hacer que sea menos probable que te lastimes”, dice.

Agregue ejercicio, sin riesgo

Una de las razones más obvias para agregar caminar a su rutina es la recuperación activa. "Es una forma de bajo impacto para ayudar a que sus músculos se reconstruyan", dice Sharman. “Te mantiene en movimiento y te ayuda a recuperarte de los ejercicios más duros que desgastan tu cuerpo. Además, caminar te ayuda a quemar algunas calorías adicionales para mantenerte en mejor forma en general ". Caminar también ayuda a desarrollar la flexibilidad y la fuerza al tiempo que refuerza los patrones de movimiento adecuados, especialmente a medida que envejece. No es una mala manera de agregar algo de tiempo de recuperación a su programa de entrenamiento.

Para algunos, caminar puede ser una mejor actividad primaria que correr, al menos inicialmente. Si se está recuperando de una lesión o es relativamente nuevo en el deporte, podría beneficiarse de practicarlo con un ritmo más lento. “Caminar ayuda a crear una base sostenible para correr y hace que las piernas se acostumbren al movimiento sin riesgos”, dice Sharman. "Obviamente es de menor intensidad, pero es útil en cualquier etapa del entrenamiento".

Esa menor intensidad, de hecho, puede ser beneficiosa. Los estudios con atletas de resistencia han demostrado que una de las formas más efectivas de entrenar si está tratando de aumentar su resistencia es mantener el 80 por ciento de su tiempo de ejercicio por debajo de su umbral aeróbico, o el extremo inferior de su zona cardiovascular. Para muchos, es más fácil permanecer en esta zona caminando vigorosamente que tratando de correr despacio. Y, al ser más fácil, puede ayudar a los atletas a registrar más millas que se suman a una mayor quema de calorías netas. El tiempo prolongado de pie cuando camina aumentará la fuerza en sus músculos y articulaciones, de modo que podrá correr más fácilmente y durante más tiempo en el camino. Sin mencionar que, según Sharman, el paso lento al caminar probablemente será más divertido que correr millas durante las primeras etapas del entrenamiento.

Otra razón para tomarse en serio la marcha es que le impide sentarse. Independientemente de la intensidad con la que se ejercite durante un período corto de tiempo (o de la seriedad con la que adopte el término "guerrero de fin de semana"), los estudios muestran que estar sentado durante mucho tiempo provoca efectos negativos en la salud. No solo sentarse demasiado puede acortar su vida, sino que los fisioterapeutas como Jay Dicharry, autor de Anatomía para corredores , informe que sentarse crea inflexibilidades y desequilibrios de fuerza que reducen la eficacia de su paso al correr al comprometer la extensión de la cadera.

La mejor solución es moverse con regularidad durante el día, y caminar es mucho más conveniente que cambiarse para correr. Sharman también señala que caminar es una gran actividad grupal. "Caminaré con mi esposa, y eso me da un poco de entrenamiento adicional sin consumir el tiempo en familia", dice.

La regla general de Sharman es simple: "Camine tanto como pueda". Sin embargo, está de acuerdo en que tener una meta ayuda a establecer prioridades. Sugiere apuntar a agregar aproximadamente 1/4 de la cantidad de tiempo que pasa corriendo a su rutina de caminar. Para los atletas que corren de 30 a 40 millas por semana, por ejemplo, otras 10 millas de caminata son ideales.

"El límite realista es el tiempo", dice, y señala que no es probable que se entrene demasiado simplemente porque pocos son capaces de pasar muchas horas al día caminando más.

Fitbit facilita el establecimiento de objetivos tanto para correr como para caminar. Puede apuntar a una cierta cantidad de minutos activos en sus zonas cardio y pico durante sus entrenamientos, y luego asegurarse de recorrer una cantidad total de millas y pasos por día. Alcanzar dos goles todos los días es satisfactorio y te convertirá en un corredor mejor y más fuerte.

“Solo se puede correr hasta cierto punto, pero puede agregar más movimiento diario y obtener beneficios de ello”, dice Sharman. "Ahí es donde entra en juego la caminata de bajo impacto. No daña más las fibras musculares y te permite recuperarte y entrenar más de manera sostenible".

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly es escritor independiente y autor de Your Best Stride y Run Strong, Stay Hungry. Ex editor en jefe de Running Times, se basa en décadas de experiencia en el deporte. Ha corrido 26 maratones con un mejor 2:46:04. Jonathan también entrena a campo traviesa de secundaria.


Mejora tu carrera agregando más pasos a tu semana

La primavera pasada, Ian Sharman, un entrenador de atletismo y un ultrarunner patrocinado por Altra, se lesionó el músculo de la pantorrilla y no pudo correr durante un mes. Pero aún podía caminar. Eso lo llevó a recorrer de 60 a 70 millas por semana a un ritmo de peatón, incluso caminó el maratón completo de Los Ángeles. Al año siguiente, con solo un mes de regreso a su deporte, logró su tiempo de maratón y llegó a un impresionante 2:21.

Sharman atribuye su éxito a caminar, que todavía usa para complementar su carrera (incluso cuando no está lesionado). Anima a otros corredores a adoptar el paso más lento y los beneficios que ofrece. “Caminar proporciona un estímulo asombroso que puede ponerte en forma y hacer que sea menos probable que te lastimes”, dice.

Agregue ejercicio, sin riesgo

Una de las razones más obvias para agregar caminar a su rutina es la recuperación activa. "Es una forma de bajo impacto para ayudar a que sus músculos se reconstruyan", dice Sharman. “Te mantiene en movimiento y te ayuda a recuperarte de los ejercicios más duros que desgastan tu cuerpo. Además, caminar te ayuda a quemar algunas calorías adicionales para mantenerte en mejor forma en general ". Caminar también ayuda a desarrollar flexibilidad y fuerza al tiempo que refuerza los patrones de movimiento adecuados, especialmente a medida que envejece. No es una mala manera de agregar algo de tiempo de recuperación a su programa de entrenamiento.

Para algunos, caminar puede ser una mejor actividad primaria que correr, al menos inicialmente. Si se está recuperando de una lesión o es relativamente nuevo en el deporte, podría beneficiarse de practicarlo con un ritmo más lento. “Caminar ayuda a crear una base sostenible para correr y hace que las piernas se acostumbren al movimiento sin riesgos”, dice Sharman. “It’s obviously at a lower intensity, but it’s useful at any stage of training.”

That lower intensity, in fact, may be beneficial. Studies with endurance athletes have shown that one of the most effective ways to train if you are trying to increase your endurance is to keep 80 percent of your exercise time below your aerobic threshold, or the low end of your cardio zone . For many, it is easier to stay in this zone by walking vigorously than it is by trying to run slowly. And, being easier, it may help athletes log more miles that add up to a larger net calorie burn. The extended time on your feet when you’re walking will build the strength in your muscles and joints, so that you will be able to run easier and longer down the road. Not to mention, according to Sharman, the slow pace of walking will likely be more fun than grinding out running miles during the early stages of training.

Another reason to get serious about walking, it keeps you from sitting. Regardless of how hard you workout for a short period of time (or how seriously you embrace the term “weekend warrior”), studies show that prolonged sitting leads to negative health effects . Not only can too much sitting shorten your lifespan , but physical therapists like Jay Dicharry, author of Anatomy for Runners , report that sitting creates inflexibilities and strength imbalances that reduce the effectiveness of your running stride by compromising your hip extension .

The best solution is to move regularly throughout the day, and walking is far more convenient than getting changed to run. Sharman also points out that walking is a great group activity. “I’ll walk with my wife, and that gives me an additional bit of training without eating into family time,” he says.

Sharman’s general rule is simple: “Walk as much as you can.” He does agree, however, that having a goal helps with prioritization. He suggest aiming to add about 1/4th the amount of time you spend running to your walking routine. For athletes running 30 to 40 miles per week, for example, another 10 miles of walking is ideal.

“The realistic limit is time,” he says, noting that you’re not likely to overtrain simply because few are able to spend many hours in the day doing extra walking.

Fitbit makes setting both running and walking goals easy. You can aim for a certain numbers of active minutes in your cardio and peak zones during your workouts, and then make sure you get in a total number of miles and steps per day. Hitting two goals every day is satisfying, and it will make you a stronger, better runner.

“There’s only so much running you can do, but you can add more everyday movement and get benefits from it,” says Sharman. “That’s where low-impact walking comes in. It’s not damaging the muscle fibers more, and it allows you to get in recovery and more training in a sustainable way.”

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly is freelance writer and author of Your Best Stride and Run Strong, Stay Hungry. The former editor-in-chief of Running Times, he draws on decades of experience in the sport. He has run 26 marathons with a 2:46:04 best. Jonathan also coaches high school cross country.


Boost Your Running By Adding More Steps to Your Week

Last spring, Ian Sharman, a running coach and an Altra-sponsored ultrarunner, injured his calf muscle and couldn’t run for a month. But he could still walk. That led him to put in 60 to 70 miles a week at a pedestrian pace he even walked the full Los Angeles Marathon. The next year, at only a month back into his sport, he PRed his marathon time and came in at a stunning 2:21.

Sharman credits his success to walking, which he still uses to supplement his running (even when he’s not injured). He encourages other runners to embrace the slower stride and the benefits it offers. “Walking provides an amazing stimulus that can make you fitter and leave you less likely to get injured,” he says.

Add Exercise, Without the Risk

One of the most obvious reasons to add walking to your routine is for active recovery. “It’s a low-impact way to help your muscles rebuild,” says Sharman. “It keeps you moving and aids in recovery from the harder exercises that put wear and tear on your body. Plus, walking helps you burn a few extra calories to keep you in better shape overall.” Walking also helps build flexibility and strength while reinforcing proper movement patterns, especially as you age. Not a bad way to add some recovery time to your training schedule.

For some, walking might be a better primary activity than running—at least initially. If you’re recovering from an injury or relatively new to the sport, you might benefit from easing into it with a slower pace. “Walking helps create a sustainable base for running, and gets your legs used to the motion without the risks,” says Sharman. “It’s obviously at a lower intensity, but it’s useful at any stage of training.”

That lower intensity, in fact, may be beneficial. Studies with endurance athletes have shown that one of the most effective ways to train if you are trying to increase your endurance is to keep 80 percent of your exercise time below your aerobic threshold, or the low end of your cardio zone . For many, it is easier to stay in this zone by walking vigorously than it is by trying to run slowly. And, being easier, it may help athletes log more miles that add up to a larger net calorie burn. The extended time on your feet when you’re walking will build the strength in your muscles and joints, so that you will be able to run easier and longer down the road. Not to mention, according to Sharman, the slow pace of walking will likely be more fun than grinding out running miles during the early stages of training.

Another reason to get serious about walking, it keeps you from sitting. Regardless of how hard you workout for a short period of time (or how seriously you embrace the term “weekend warrior”), studies show that prolonged sitting leads to negative health effects . Not only can too much sitting shorten your lifespan , but physical therapists like Jay Dicharry, author of Anatomy for Runners , report that sitting creates inflexibilities and strength imbalances that reduce the effectiveness of your running stride by compromising your hip extension .

The best solution is to move regularly throughout the day, and walking is far more convenient than getting changed to run. Sharman also points out that walking is a great group activity. “I’ll walk with my wife, and that gives me an additional bit of training without eating into family time,” he says.

Sharman’s general rule is simple: “Walk as much as you can.” He does agree, however, that having a goal helps with prioritization. He suggest aiming to add about 1/4th the amount of time you spend running to your walking routine. For athletes running 30 to 40 miles per week, for example, another 10 miles of walking is ideal.

“The realistic limit is time,” he says, noting that you’re not likely to overtrain simply because few are able to spend many hours in the day doing extra walking.

Fitbit makes setting both running and walking goals easy. You can aim for a certain numbers of active minutes in your cardio and peak zones during your workouts, and then make sure you get in a total number of miles and steps per day. Hitting two goals every day is satisfying, and it will make you a stronger, better runner.

“There’s only so much running you can do, but you can add more everyday movement and get benefits from it,” says Sharman. “That’s where low-impact walking comes in. It’s not damaging the muscle fibers more, and it allows you to get in recovery and more training in a sustainable way.”

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly is freelance writer and author of Your Best Stride and Run Strong, Stay Hungry. The former editor-in-chief of Running Times, he draws on decades of experience in the sport. He has run 26 marathons with a 2:46:04 best. Jonathan also coaches high school cross country.


Boost Your Running By Adding More Steps to Your Week

Last spring, Ian Sharman, a running coach and an Altra-sponsored ultrarunner, injured his calf muscle and couldn’t run for a month. But he could still walk. That led him to put in 60 to 70 miles a week at a pedestrian pace he even walked the full Los Angeles Marathon. The next year, at only a month back into his sport, he PRed his marathon time and came in at a stunning 2:21.

Sharman credits his success to walking, which he still uses to supplement his running (even when he’s not injured). He encourages other runners to embrace the slower stride and the benefits it offers. “Walking provides an amazing stimulus that can make you fitter and leave you less likely to get injured,” he says.

Add Exercise, Without the Risk

One of the most obvious reasons to add walking to your routine is for active recovery. “It’s a low-impact way to help your muscles rebuild,” says Sharman. “It keeps you moving and aids in recovery from the harder exercises that put wear and tear on your body. Plus, walking helps you burn a few extra calories to keep you in better shape overall.” Walking also helps build flexibility and strength while reinforcing proper movement patterns, especially as you age. Not a bad way to add some recovery time to your training schedule.

For some, walking might be a better primary activity than running—at least initially. If you’re recovering from an injury or relatively new to the sport, you might benefit from easing into it with a slower pace. “Walking helps create a sustainable base for running, and gets your legs used to the motion without the risks,” says Sharman. “It’s obviously at a lower intensity, but it’s useful at any stage of training.”

That lower intensity, in fact, may be beneficial. Studies with endurance athletes have shown that one of the most effective ways to train if you are trying to increase your endurance is to keep 80 percent of your exercise time below your aerobic threshold, or the low end of your cardio zone . For many, it is easier to stay in this zone by walking vigorously than it is by trying to run slowly. And, being easier, it may help athletes log more miles that add up to a larger net calorie burn. The extended time on your feet when you’re walking will build the strength in your muscles and joints, so that you will be able to run easier and longer down the road. Not to mention, according to Sharman, the slow pace of walking will likely be more fun than grinding out running miles during the early stages of training.

Another reason to get serious about walking, it keeps you from sitting. Regardless of how hard you workout for a short period of time (or how seriously you embrace the term “weekend warrior”), studies show that prolonged sitting leads to negative health effects . Not only can too much sitting shorten your lifespan , but physical therapists like Jay Dicharry, author of Anatomy for Runners , report that sitting creates inflexibilities and strength imbalances that reduce the effectiveness of your running stride by compromising your hip extension .

The best solution is to move regularly throughout the day, and walking is far more convenient than getting changed to run. Sharman also points out that walking is a great group activity. “I’ll walk with my wife, and that gives me an additional bit of training without eating into family time,” he says.

Sharman’s general rule is simple: “Walk as much as you can.” He does agree, however, that having a goal helps with prioritization. He suggest aiming to add about 1/4th the amount of time you spend running to your walking routine. For athletes running 30 to 40 miles per week, for example, another 10 miles of walking is ideal.

“The realistic limit is time,” he says, noting that you’re not likely to overtrain simply because few are able to spend many hours in the day doing extra walking.

Fitbit makes setting both running and walking goals easy. You can aim for a certain numbers of active minutes in your cardio and peak zones during your workouts, and then make sure you get in a total number of miles and steps per day. Hitting two goals every day is satisfying, and it will make you a stronger, better runner.

“There’s only so much running you can do, but you can add more everyday movement and get benefits from it,” says Sharman. “That’s where low-impact walking comes in. It’s not damaging the muscle fibers more, and it allows you to get in recovery and more training in a sustainable way.”

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly is freelance writer and author of Your Best Stride and Run Strong, Stay Hungry. The former editor-in-chief of Running Times, he draws on decades of experience in the sport. He has run 26 marathons with a 2:46:04 best. Jonathan also coaches high school cross country.


Boost Your Running By Adding More Steps to Your Week

Last spring, Ian Sharman, a running coach and an Altra-sponsored ultrarunner, injured his calf muscle and couldn’t run for a month. But he could still walk. That led him to put in 60 to 70 miles a week at a pedestrian pace he even walked the full Los Angeles Marathon. The next year, at only a month back into his sport, he PRed his marathon time and came in at a stunning 2:21.

Sharman credits his success to walking, which he still uses to supplement his running (even when he’s not injured). He encourages other runners to embrace the slower stride and the benefits it offers. “Walking provides an amazing stimulus that can make you fitter and leave you less likely to get injured,” he says.

Add Exercise, Without the Risk

One of the most obvious reasons to add walking to your routine is for active recovery. “It’s a low-impact way to help your muscles rebuild,” says Sharman. “It keeps you moving and aids in recovery from the harder exercises that put wear and tear on your body. Plus, walking helps you burn a few extra calories to keep you in better shape overall.” Walking also helps build flexibility and strength while reinforcing proper movement patterns, especially as you age. Not a bad way to add some recovery time to your training schedule.

For some, walking might be a better primary activity than running—at least initially. If you’re recovering from an injury or relatively new to the sport, you might benefit from easing into it with a slower pace. “Walking helps create a sustainable base for running, and gets your legs used to the motion without the risks,” says Sharman. “It’s obviously at a lower intensity, but it’s useful at any stage of training.”

That lower intensity, in fact, may be beneficial. Studies with endurance athletes have shown that one of the most effective ways to train if you are trying to increase your endurance is to keep 80 percent of your exercise time below your aerobic threshold, or the low end of your cardio zone . For many, it is easier to stay in this zone by walking vigorously than it is by trying to run slowly. And, being easier, it may help athletes log more miles that add up to a larger net calorie burn. The extended time on your feet when you’re walking will build the strength in your muscles and joints, so that you will be able to run easier and longer down the road. Not to mention, according to Sharman, the slow pace of walking will likely be more fun than grinding out running miles during the early stages of training.

Another reason to get serious about walking, it keeps you from sitting. Regardless of how hard you workout for a short period of time (or how seriously you embrace the term “weekend warrior”), studies show that prolonged sitting leads to negative health effects . Not only can too much sitting shorten your lifespan , but physical therapists like Jay Dicharry, author of Anatomy for Runners , report that sitting creates inflexibilities and strength imbalances that reduce the effectiveness of your running stride by compromising your hip extension .

The best solution is to move regularly throughout the day, and walking is far more convenient than getting changed to run. Sharman also points out that walking is a great group activity. “I’ll walk with my wife, and that gives me an additional bit of training without eating into family time,” he says.

Sharman’s general rule is simple: “Walk as much as you can.” He does agree, however, that having a goal helps with prioritization. He suggest aiming to add about 1/4th the amount of time you spend running to your walking routine. For athletes running 30 to 40 miles per week, for example, another 10 miles of walking is ideal.

“The realistic limit is time,” he says, noting that you’re not likely to overtrain simply because few are able to spend many hours in the day doing extra walking.

Fitbit makes setting both running and walking goals easy. You can aim for a certain numbers of active minutes in your cardio and peak zones during your workouts, and then make sure you get in a total number of miles and steps per day. Hitting two goals every day is satisfying, and it will make you a stronger, better runner.

“There’s only so much running you can do, but you can add more everyday movement and get benefits from it,” says Sharman. “That’s where low-impact walking comes in. It’s not damaging the muscle fibers more, and it allows you to get in recovery and more training in a sustainable way.”

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly is freelance writer and author of Your Best Stride and Run Strong, Stay Hungry. The former editor-in-chief of Running Times, he draws on decades of experience in the sport. He has run 26 marathons with a 2:46:04 best. Jonathan also coaches high school cross country.


Boost Your Running By Adding More Steps to Your Week

Last spring, Ian Sharman, a running coach and an Altra-sponsored ultrarunner, injured his calf muscle and couldn’t run for a month. But he could still walk. That led him to put in 60 to 70 miles a week at a pedestrian pace he even walked the full Los Angeles Marathon. The next year, at only a month back into his sport, he PRed his marathon time and came in at a stunning 2:21.

Sharman credits his success to walking, which he still uses to supplement his running (even when he’s not injured). He encourages other runners to embrace the slower stride and the benefits it offers. “Walking provides an amazing stimulus that can make you fitter and leave you less likely to get injured,” he says.

Add Exercise, Without the Risk

One of the most obvious reasons to add walking to your routine is for active recovery. “It’s a low-impact way to help your muscles rebuild,” says Sharman. “It keeps you moving and aids in recovery from the harder exercises that put wear and tear on your body. Plus, walking helps you burn a few extra calories to keep you in better shape overall.” Walking also helps build flexibility and strength while reinforcing proper movement patterns, especially as you age. Not a bad way to add some recovery time to your training schedule.

For some, walking might be a better primary activity than running—at least initially. If you’re recovering from an injury or relatively new to the sport, you might benefit from easing into it with a slower pace. “Walking helps create a sustainable base for running, and gets your legs used to the motion without the risks,” says Sharman. “It’s obviously at a lower intensity, but it’s useful at any stage of training.”

That lower intensity, in fact, may be beneficial. Studies with endurance athletes have shown that one of the most effective ways to train if you are trying to increase your endurance is to keep 80 percent of your exercise time below your aerobic threshold, or the low end of your cardio zone . For many, it is easier to stay in this zone by walking vigorously than it is by trying to run slowly. And, being easier, it may help athletes log more miles that add up to a larger net calorie burn. The extended time on your feet when you’re walking will build the strength in your muscles and joints, so that you will be able to run easier and longer down the road. Not to mention, according to Sharman, the slow pace of walking will likely be more fun than grinding out running miles during the early stages of training.

Another reason to get serious about walking, it keeps you from sitting. Regardless of how hard you workout for a short period of time (or how seriously you embrace the term “weekend warrior”), studies show that prolonged sitting leads to negative health effects . Not only can too much sitting shorten your lifespan , but physical therapists like Jay Dicharry, author of Anatomy for Runners , report that sitting creates inflexibilities and strength imbalances that reduce the effectiveness of your running stride by compromising your hip extension .

The best solution is to move regularly throughout the day, and walking is far more convenient than getting changed to run. Sharman also points out that walking is a great group activity. “I’ll walk with my wife, and that gives me an additional bit of training without eating into family time,” he says.

Sharman’s general rule is simple: “Walk as much as you can.” He does agree, however, that having a goal helps with prioritization. He suggest aiming to add about 1/4th the amount of time you spend running to your walking routine. For athletes running 30 to 40 miles per week, for example, another 10 miles of walking is ideal.

“The realistic limit is time,” he says, noting that you’re not likely to overtrain simply because few are able to spend many hours in the day doing extra walking.

Fitbit makes setting both running and walking goals easy. You can aim for a certain numbers of active minutes in your cardio and peak zones during your workouts, and then make sure you get in a total number of miles and steps per day. Hitting two goals every day is satisfying, and it will make you a stronger, better runner.

“There’s only so much running you can do, but you can add more everyday movement and get benefits from it,” says Sharman. “That’s where low-impact walking comes in. It’s not damaging the muscle fibers more, and it allows you to get in recovery and more training in a sustainable way.”

Esta información es solo para fines educativos y no pretende sustituir un diagnóstico o tratamiento médico. No debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar un problema o afección de salud. Siempre consulte con su médico antes de cambiar su dieta, alterar sus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Jonathan Beverly

Jonathan Beverly is freelance writer and author of Your Best Stride and Run Strong, Stay Hungry. The former editor-in-chief of Running Times, he draws on decades of experience in the sport. He has run 26 marathons with a 2:46:04 best. Jonathan also coaches high school cross country.


Ver el vídeo: I AM NOT STARFIRE IS A DUMPSTERFIRE (Mayo 2022).