Recetas tradicionales

El querido queso parmigiano-reggiano italiano se convertirá en kosher para atraer a los estadounidenses

El querido queso parmigiano-reggiano italiano se convertirá en kosher para atraer a los estadounidenses


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Las empresas italianas están atravesando un intenso galimatías para obtener la certificación kosher en un intento por aumentar las exportaciones a EE. UU.

Ahora todos, incluso los que comen kosher, pueden pedir un poco de Parm adicional encima de sus espaguetis.

Parmigiano Reggiano, el queso duro y quebradizo que ha sido un pilar italiano durante siglos, está pasando por algunos cambios serios. Según Bloomberg, Varias empresas de quesos italianos cerca de Parma están buscando la certificación kosher para aumentar sus ganancias de exportación estadounidenses. El mercado kosher ha experimentado un auge en los últimos años y se estima que genera alrededor de $ 12.5 mil millones al año.

"Un emprendedor que tiene visión debe detectar lo que falta [en el mercado]", dijo Nicola Bertinelli, durante una entrevista en su fábrica de queso. Bertinelli estrenó su queso kosher en octubre, y lo presentará en el Feria Mundial Expo Milán.

Otras empresas italianas que han obtenido la certificación kosher incluyen a Ferrero (productores de la amada Nutella spread) y compañía italiana de café Lavazza. Pero, a pesar de las apariencias, la popularidad de la comida kosher tiene poco que ver con la religión. Según Lubicom Marketing & Consulting, solo una quinta parte de la comida kosher es comprada por quienes siguen las leyes judías.


¿Italia todavía puede hacer cosas?

MILÁN - Es el día antes de Navidad. Renzo y Lucia están en su flamante Alfa Romeo, de camino al apartamento de sus abuelos en el centro de Milán para la tradicional cena familiar de Nochebuena.

Todo el mundo está elegantemente vestido. El vestido rojo vintage de Valentino de la abuela huele levemente a Acqua di Parma. El abuelo, resplandeciente con su jersey de cachemira Loro Piana, se relaja en un sillón Poltrona Frau. La tía Stefania luce radiante con un vestido negro de Gucci. ¡Y qué esparcimiento se han puesto! Classic Buitoni rigatoni: ¿qué harían los italianos sin su pasta? - seguido de ensalada aderezada con aceite de oliva Carapelli. Para beber, una botella de Chianti Gallo Nero. Y por supuesto un poco de agua mineral San Pellegrino.

Después de probar la tradicional mozzarella italiana de Santa Lucía, está el más grande de todos los clásicos milaneses: ¡el pastel de panettone Motta con vino espumoso Gancia! El café, como de costumbre, se sirve con bombones Baci Perugina para todos. Y hay un regalo sorpresa especial para Lucía: esos pendientes Bulgari que siempre quiso.

¡La Nochebuena no viene más italiana que eso! ¿Importa que ninguno de estos productos ya sea de propiedad italiana?

Alfa Romeo, fundada en Milán en 1910, ahora es parte de Fiat Chrysler Automobiles, o FCA, con sede en Holanda. La casa de moda Valentino se vendió a Mayhoola de Qatar para inversiones. Acqua di Parma, en el negocio desde 1916, ahora pertenece al grupo de lujo francés LVMH, al igual que Loro Piana. Poltrona Frau, fundada en Turín en 1912 por Renzo Frau, fue vendida en febrero pasado a Haworth, una empresa de muebles estadounidense. Guccio Gucci se instaló en Florencia en 1921, pero hoy su empresa forma parte del grupo francés Kering. Pasta Buitoni, que ha estado en funcionamiento desde 1827 y lleva el nombre de su fundador, Giovanni Battista Buitoni, es propiedad del conglomerado suizo Nestlé, que también es propietario de San Pellegrino. Y así sucesivamente en la lista.

Recientemente, se han vendido muchas más marcas italianas icónicas a empresas extranjeras. Ducati, que fabrica motocicletas desde 1926, ahora es propiedad de la alemana Audi. Peroni (cerveza, 1846), fue comprada por el gigante sudafricano de bebidas SABMiller en 2003. Pernigotti (chocolate, 1868) pertenece actualmente al grupo turco Toksoz. Fendi (moda, 1925) pasó al grupo de lujo francés LVMH en 1999.

Incluso muchas marcas que no obtienen mucho reconocimiento fuera del país ya no son italianas: Plasmon, que ha estado proporcionando alimentos para bebés a madres italianas desde 1902, ahora es propiedad de Heinz Algida Ice Cream es parte del grupo angloholandés Unilever y Star, una salsa para pasta que se ha encontrado en casi todas las cocinas italianas durante décadas, ahora es propiedad del grupo de alimentos español Gallina Blanca.

La globalización no es exclusiva de Italia. Y, sin embargo, la absorción de tantas de nuestras queridas y probadas marcas de consumo es digna de mención y un poco inquietante. Parte de esto es, por supuesto, la propia marca Italia: los extranjeros han detectado rápidamente el potencial de cualquier cosa asociada con Italia y la comercializan en todo el mundo. Italia recuerda a la gente las cosas agradables de la vida: arte, música, buena comida, buen vino, diseño elegante y un estilo de vida envidiable.

También hay un atractivo lingüístico menos obvio, pero aún claro. Muchas palabras italianas se acentúan en la penúltima sílaba, lo que les da un ritmo tranquilizador. Una de las razones del éxito universal del café espumoso al estilo italiano es que a la gente en todas partes simplemente le encanta decir "ca-poo-CHI-no".

Y si desea crear un ambiente relajante en el restaurante, omita el Gewürztraminer y pida Brunello di Montalcino (recuerde pronunciarlo “Mon-tal-CHI-no”).

Muchos de los llamados productos italianos ni siquiera están diseñados o fabricados en Italia. Estados Unidos importa solo $ 2 mil millones en productos alimenticios italianos al año, pero los productos que "suenan a italiano" en los Estados Unidos tienen un valor de $ 20 mil millones. Y eso es solo el sector alimentario. En todo el mundo, las cifras son $ 54 mil millones, contra $ 23 mil millones en exportaciones.

Los quesos Grana Padano y Parmigiano-Reggiano son los tipos de alimentos más imitados: los estadounidenses comen parmesano, los brasileños mordisquean parmesão y los argentinos reggianito. La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión negociada sin cesar, que aspira a crear una zona de libre comercio entre Europa y América del Norte, tendrá que lidiar con esto, de una forma u otra.

Por supuesto, muchas empresas italianas se dan cuenta del potencial de la marca Italia y se han convertido en nombres familiares en el extranjero sin venderse a grupos más grandes: Piense en Prada, Armani, Campari, Barilla, Ferrero Nutella, Pirelli y Jacuzzi.

Un recién llegado es la empresa con sede en Verona Giovanni Rana, cuyo negocio de pasta fresca está creciendo a un 20 por ciento anual, con la mayoría de sus ventas en el extranjero y el 18 por ciento de sus ventas en los Estados Unidos, donde acaba de cerrar un trato con Walmart. El año pasado en Nueva York, la empresa abrió una tienda llamada Pastificio y Cucina, donde los clientes pueden comprar pasta fresca para llevar o comer en el acto.

Hay un detalle revelador sobre la expansión estadounidense de Rana que podría explicar mucho sobre la migración de las marcas italianas y su fabricación al extranjero. La nueva planta de Rana en Illinois estuvo en pleno funcionamiento en siete meses. Gracias a las estrictas regulaciones y a los contratistas lentos, la ampliación de la fábrica original en Verona llevó siete años. ¿Podría ser esa la razón por la que tantas marcas italianas parecen preferir vivir en el extranjero?

Beppe Severgnini, escritora de opinión colaboradora, es columnista del Corriere della Sera y autora de "La Bella Figura: A Field Guide to the Italian Mind".


La pandemia desafía la línea de vida de EE. UU. Hacia los auténticos alimentos italianos

Queso Parmigiano-Reggiano que lleva el nombre de las zonas de producción cercanas a Parma, Reggio Emilia, Modena y & # 8230 [+] Bolonia (todas en Emilia-Romagna) y Mantova (en Lombardia), Italia.

La pandemia de COVID-19 amenaza con hacer fracasar la historia de amor de Estados Unidos y # x2019 con la auténtica comida italiana. & # XA0

Las restricciones de viaje actuales han hecho que sea prácticamente imposible saborear los sabores de las comidas y los vinos italianos en su origen. Muchos restaurantes italianos en los EE. UU. & # X2014, tanto exclusivos como informales & # x2014, que normalmente sirven estos productos, han cerrado sus puertas o se han visto obligados a limitar la capacidad de asientos. & # XA0

Incluso los cocineros caseros han tenido problemas para conseguir los codiciados ingredientes. En abril, surgieron informes de una escasez de pasta impulsada por una mayor demanda a medida que los consumidores aumentaron sus despensas pandémicas.

La Cámara de Comercio Italia-América Occidental (IACCW) es un consorcio de personas y empresas cuyo objetivo es promover el comercio bilateral entre Italia y los EE. UU., Incluidos los alimentos y los vinos La organización sin fines de lucro, parte de una red de 81 Cámaras que operan en 55 países, patrocina eventos educativos y de networking para apoyar a los profesionales de la industria, los emprendedores y el público. & # XA0

Forbes.com habló con Genny Nevoso, el Director Ejecutivo de IACCW, para averiguar cómo la pandemia está afectando a la industria alimentaria y vinícola italiana, y su efecto dominó en los consumidores estadounidenses.

Genny Nevoso, Director Ejecutivo IACCW

¿Cómo se ha ganado Italia su reputación como epicentro del turismo gastronómico?

Genny Nevoso: Tuve la suerte de nacer en Italia. Aunque es un país diminuto, Italia es un pequeño milagro geográfico, la única península del mundo que se extiende de norte a sur en una latitud perfecta y rodeada de mares, que contribuyen a los increíbles microclimas y la biodiversidad. & # XA0

El turismo gastronómico se ha vuelto popular porque la historia cultural y culinaria única del país se entrelaza en una, un atractivo duradero para los visitantes. La diversidad de regiones geográficas ofrece diferentes productos alimenticios y recetas en tierras fértiles que cultivan más de mil variedades de uva diferentes & # x2014 cada una con sus propias personalidades e historias que contar. & # XA0

Cuando alguien viaja a Italia para explorar una región específica, puede esperar ver cómo se cosechan estos alimentos y se elaboran los productos. Pueden comprender mejor la tierra, el suelo y los animales, y ser testigos de los cientos de miles de años de protocolo, historia y tradiciones.

Por ejemplo, el vino más conocido de Calabria es un vino DOC llamado Cir & # xF2, que una vez fue ofrecido como un brindis por los dioses por los campeones olímpicos de la antigua Grecia. Todavía se produce hoy en día, y puedes conectarte con ese tipo de historia en cada botella auténtica que encuentres. Calabria, así como otras regiones del sur como Puglia, Cerdeña y Sicilia, se han convertido en destinos cada vez más populares para los amantes de la comida y el vino. & # XA0

Con los viajes restringidos, ¿cómo pueden los turistas de comida traer un poco de Italia a sus hogares durante la pandemia? & # XA0

GN: Si bien los estadounidenses no pueden viajar a Italia en este momento, la distancia a menudo hace que el corazón se vuelva más cariñoso. Todavía pueden saborear los sabores de los auténticos productos italianos en casa, disponibles en muchos proveedores de alimentos especializados y en restaurantes más cercanos a casa. & # XA0

Cada uno de estos productos lleva consigo un poco de tierra, historia y tradición. Piense en el vinagre balsámico de Módena y # x2019, la Mozzarella di Bufala de Campania y # x2019 y los tomates San Marzano, productos que cuentan la historia de un destino y todo un paisaje.

¿Cómo ha afectado la carga de los aranceles estadounidenses recientemente impuestos a las importaciones y los costos de los alimentos italianos?

Las colinas de Prosecco en Conegliano / Veneto

GN: Los aranceles impuestos por la administración de los EE. UU. El otoño pasado afectaron a muchos productos italianos queridos con un 25% adicional que entró en vigor en octubre de 2019 y todavía está en vigor. Ya han afectado a especialidades italianas como Parmigiano Reggiano DOP, Grana Padano DOP, Gorgonzola DOP, Asiago DOP, Fontina DOP y Provolone Valpadana DOP pero también salami, mortadela, crustáceos, cítricos, mariscos, zumos y licores. & # XA0

Afortunadamente, Italia se salvó en su mayor parte de la última ronda de aranceles anunciada en agosto de 2020) & # x2014no se aplicarán derechos adicionales a sus pastas, vinos y aceites de oliva. & # XA0

Muchos de los miembros de nuestra Cámara, tanto restauradores como importadores, han instado a la administración a eliminar los aranceles, agregando que estos productos son insustituibles por los nacionales. Y esa es la verdad. Para ofrecer auténtica cocina italiana, de alta cocina o informal, existe una necesidad crucial de productos específicos, en particular los que llamamos DOP (de denominación de origen protegida) para alimentos y DOC / DOCG para vinos. & # XA0

Además, el impacto de estos aranceles hace imposible que los pequeños productores sobrevivan y se ganen la vida. Nos estamos quedando sin fabricantes calificados en Italia porque la generación más joven se está alejando de las empresas familiares consagradas debido a estos desafíos, la falta de demanda del producto y la falta de interés general. Aquellos que heredan las empresas no están incentivados a seguir adelante, y esto está provocando una grave escasez. & # XA0

Por ejemplo, el mejor y más caro balsámico de Módena tarda 25 años en envejecer. Las familias producen un barril tan pronto como tienen un bebé porque su futuro y su riqueza dependen de ello. Veremos desaparecer el vinagre regional y honesto si no cambiamos ahora. No podemos permitir que los productos falsificados o de imitación sigan apareciendo en el mercado para reemplazar los productos verdaderos, DOP y DOC de esta manera. Cuanta más demanda podamos mantener, más valor verá la nueva generación en el negocio, y se les animará a modernizar sus marcas familiares. De lo contrario, estos productos estarán al borde de la extinción y pronto. & # XA0

¿Cuál ha sido el efecto de los cierres de restaurantes relacionados con la pandemia, la reducción de la capacidad de asientos y las caídas drásticas del turismo en la disponibilidad de productos alimenticios italianos en los EE. UU.?

GN: Los restaurantes desempeñan un papel importante en la importación y el servicio de alimentos y bebidas italianos, así como en la educación de los consumidores. Con las múltiples amenazas a la industria de tarifas más altas, mayores costos de envío, un número creciente de cierres de restaurantes y pautas pandémicas que limitan la capacidad de los restaurantes, es cada vez más complicado experimentar la autenticidad de la comida italiana. & # XA0

Los productos de imitación, a los que llamamos productos con sonido italiano, corren desenfrenados. La imitación generalizada de los productos italianos es tremendamente severa: los productos que suenan italianos representan 100 mil millones de euros frente a 42 mil millones de euros, que es el valor de la auténtica producción de alimentos italianos. & # XA0

Durante la última década, el número de productos de imitación ha crecido en un 70% y tiene a los productores italianos extremadamente preocupados. Italia cuenta con el mayor número de productos (794) protegidos por etiquetas alimentarias de la UE, lo que garantiza su autenticidad. Etiquetar algo como & # x201CItaliano & # x201D se ha convertido en un sinónimo de calidad, lo que hace que sea más rentable para los productores de & # x201CItaliano & # x201D ganar dinero con la fuerza de la etiqueta & # 8220Made in Italy & # 8221. & # XA0.

Muchos chefs con sede en Estados Unidos abogan por verdaderos ingredientes italianos en sus platos, y se enorgullecen de los ingredientes lejanos que investigan y obtienen. Y luego, francamente, hay otros en la industria que simplemente no lo entienden. Están atrapados en preocupaciones de costos que les hacen servir versiones no auténticas que describen como estilo italiano y les dan una plataforma. Esto tiene el efecto adverso de cambiar las experiencias de los consumidores y # x2019 de la auténtica comida italiana.

Por cierto, ¿cómo les va a los restaurantes en Italia? ¿Estarán allí cuando volvamos?

Spritz cóctel aperitivos

GN: Un decreto reciente del gobierno italiano invoca una amplia gama de medidas urgentes para apoyar y reactivar la economía del país. Aprobado en agosto de 2020, proporciona varios millones de euros de apoyo directo para ayudar a la recuperación de la industria de la restauración. En concreto, los restaurantes y empresas de catering que registraron una caída de ingresos del 25% entre marzo y junio de 2020 (en comparación con el mismo período del año pasado) tienen derecho a 2.500 euros para comprar ingredientes (productos alimenticios y enológicos) que deben elaborarse en Italia. Esta iniciativa tiene como objetivo ayudar tanto a los restaurantes como a los productores de alimentos y vinos a recuperarse.

¿Cómo pueden los estadounidenses identificar y encontrar productos italianos auténticos para llevar a sus cocinas ahora?& # xA0

Símbolos de auténticos productos italianos

GN: Italia es el país con el mayor número de productos DOP (Denominación de Origen Protegida) y productos IGP (Indicación Geográfica Protegida) reconocidos por la Unión Europea, con un total de 573, que incluyen 167 productos alimenticios y 406 vinos. Estos pueden ser reconocidos por el símbolo rojo y amarillo redondo, parecido al sol.

Nuestros productos IGP suman actualmente 249 (131 productos alimenticios y 118 vinos). Se pueden reconocer por el símbolo azul y amarillo. & # xA0

El sistema de indicaciones geográficas de la UE ayuda a los productores y a las economías locales. Prioriza la protección del medio ambiente salvaguardando así los ecosistemas y la biodiversidad de esa tierra específica. También apoya la integración social dentro de la comunidad. Por último, estas certificaciones ofrecen a los consumidores un mayor nivel de trazabilidad y estándares de calidad.

A través de la campaña True Italian Taste & # x2013 financiada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Italia y coordinado por Assocamerestero & # x2013 IACCW ha estado produciendo eventos y actividades educativas destinadas a ayudar a los medios, compradores y consumidores a reconocer los auténticos productos de comida y bebida italianos. & # xA0

Algunos consejos: busque siempre los símbolos de DOP o IGP, asegúrese de que el paquete indique que es un & # x201C Producto de Italia. & # X201D No & # x2019t se deje engañar por las marcas que suenan italianas y los símbolos de la bandera italiana en los paquetes. & # xA0

Nota: esta conversación se ha editado y condensado ligeramente para mayor claridad.


La pandemia desafía la línea de vida de EE. UU. Hacia los auténticos alimentos italianos

Queso Parmigiano-Reggiano que lleva el nombre de las áreas de producción cercanas a Parma, Reggio Emilia, Modena y. [+] Bolonia (todas en Emilia-Romagna) y Mantova (en Lombardia), Italia.

La pandemia de COVID-19 amenaza con arruinar la historia de amor de Estados Unidos con la auténtica comida italiana.

Las restricciones de viaje actuales han hecho que sea prácticamente imposible saborear los sabores de las comidas y los vinos italianos en su origen. Muchos restaurantes italianos en los EE. UU., Tanto exclusivos como informales, que normalmente sirven estos productos han cerrado sus puertas o se han visto obligados a limitar la capacidad de asientos.

Incluso los cocineros caseros han tenido problemas para conseguir los codiciados ingredientes. En abril, surgieron informes de una escasez de pasta impulsada por una mayor demanda a medida que los consumidores aumentaron sus despensas pandémicas.

La Cámara de Comercio Italia-América Occidental (IACCW) es un consorcio de personas y empresas cuyo objetivo es promover el comercio bilateral entre Italia y los EE. UU., Incluidos alimentos y vinos La organización sin fines de lucro, parte de una red de 81 Cámaras que operan en 55 países patrocina eventos educativos y de networking para apoyar a los profesionales de la industria, los emprendedores y el público.

Forbes.com habló con Genny Nevoso, el Director Ejecutivo de IACCW, para averiguar cómo la pandemia está afectando a la industria alimentaria y vinícola italiana, y su efecto dominó en los consumidores estadounidenses.

Genny Nevoso, Director Ejecutivo IACCW

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, está elaborando una exención de la línea de cruceros para la prohibición de su pasaporte de vacunas

¿Puedes volar a Europa este verano desde Estados Unidos?

Es lo que temen los conductores de edad avanzada: los comportamientos al volante son señales tempranas de demencia, según un nuevo estudio

¿Cómo se ha ganado Italia su reputación como epicentro del turismo gastronómico?

Genny Nevoso: Tuve la suerte de nacer en Italia. Aunque es un país diminuto, Italia es un pequeño milagro geográfico, la única península del mundo que se extiende de norte a sur en una latitud perfecta y rodeada de mares que contribuyen a los increíbles microclimas y la biodiversidad.

El turismo gastronómico se ha vuelto popular porque la historia cultural y culinaria única del país se entrelaza en uno, un atractivo duradero para los visitantes. La diversidad de regiones geográficas ofrece diferentes productos alimenticios y recetas en tierras fértiles que cultivan más de mil variedades de uva diferentes, cada una con sus propias personalidades e historias que contar.

Cuando alguien viaja a Italia para explorar una región específica, puede esperar ver cómo se cosechan estos alimentos y se elaboran los productos. Pueden comprender mejor la tierra, el suelo y los animales, y ser testigos de los cientos de miles de años de protocolo, historia y tradiciones.

Por ejemplo, el vino más conocido de Calabria es un vino DOC llamado Cirò, que una vez fue ofrecido como un brindis por los dioses por los campeones olímpicos de la antigua Grecia. Todavía se produce en la actualidad y puedes conectarte con ese tipo de historia en cada botella auténtica que encuentres. Calabria, así como otras regiones del sur como Puglia, Cerdeña y Sicilia, se han convertido en destinos cada vez más populares para los amantes de la comida y el vino.

Con los viajes restringidos, ¿cómo pueden los turistas de comida traer un poco de Italia a sus hogares durante la pandemia?

GN: Si bien los estadounidenses no pueden viajar a Italia en este momento, la distancia a menudo hace que el corazón se vuelva más cariñoso. Todavía pueden saborear los sabores de los auténticos productos italianos en casa, disponibles en muchos proveedores de alimentos especializados y en restaurantes más cercanos a casa.

Cada uno de estos productos lleva consigo un poco de tierra, historia y tradición. Piense en el vinagre balsámico de Módena, la Mozzarella di Bufala de Campania y los tomates San Marzano, productos que cuentan la historia de un destino y todo un paisaje.

¿Cómo ha afectado la carga de los aranceles estadounidenses recientemente impuestos a las importaciones y los costos de los alimentos italianos?

Las colinas de Prosecco en Conegliano / Veneto

GN: Los aranceles impuestos por la administración de los EE. UU. El otoño pasado afectaron a muchos productos italianos queridos con un 25% adicional que entró en vigor en octubre de 2019 y todavía está en vigor. Ya han afectado a especialidades italianas como Parmigiano Reggiano DOP, Grana Padano DOP, Gorgonzola DOP, Asiago DOP, Fontina DOP y Provolone Valpadana DOP pero también salami, mortadela, crustáceos, cítricos, mariscos, zumos y licores.

Afortunadamente, Italia se salvó en su mayor parte de la última ronda de aranceles anunciada en agosto de 2020); no se aplicarán aranceles adicionales a sus pastas, vinos y aceites de oliva.

Muchos de los miembros de nuestra Cámara, tanto restauradores como importadores, han instado a la administración a eliminar los aranceles, agregando que estos productos son insustituibles por los nacionales. Y esa es la verdad. Para ofrecer auténtica cocina italiana, de alta cocina o informal, existe una necesidad crucial de productos específicos, en particular los que llamamos DOP (de denominación de origen protegida) para alimentos y DOC / DOCG para vinos.

Además, el impacto de estos aranceles hace imposible que los pequeños productores sobrevivan y se ganen la vida. Nos estamos quedando sin fabricantes calificados en Italia porque la generación más joven se está alejando de las empresas familiares consagradas debido a estos desafíos, la falta de demanda del producto y la falta de interés general. Aquellos que heredan las empresas no están incentivados a seguir adelante, lo que se traduce en una grave escasez.

Por ejemplo, el mejor y más caro balsámico de Módena tarda 25 años en madurar. Las familias producen un barril tan pronto como tienen un bebé porque su futuro y su riqueza dependen de ello. Veremos desaparecer el vinagre regional y honesto si no cambiamos ahora. No podemos permitir que los productos falsificados o de imitación sigan apareciendo en el mercado para reemplazar los productos verdaderos, DOP y DOC de esta manera. Cuanta más demanda podamos mantener, más valor verá la nueva generación en el negocio, y se les animará a modernizar las marcas de su familia. De lo contrario, estos productos estarán al borde de la extinción y pronto.

¿Cuál ha sido el efecto de los cierres de restaurantes relacionados con la pandemia, la reducción de la capacidad de asientos y las caídas drásticas del turismo en la disponibilidad de productos alimenticios italianos en los EE. UU.?

GN: Los restaurantes desempeñan un papel importante en la importación y el servicio de alimentos y bebidas italianos, así como en la educación de los consumidores. Con las múltiples amenazas para la industria de tarifas más altas, mayores costos de envío, un número creciente de cierres de restaurantes y pautas pandémicas que limitan la capacidad de los restaurantes, es cada vez más complicado experimentar la autenticidad de la comida italiana.

Los productos de imitación, aquellos que llamamos productos con "sonido italiano", corren desenfrenados. La imitación generalizada de los productos italianos es tremendamente severa: los productos con sonido italiano representan 100 mil millones de euros frente a 42 mil millones de euros, que es el valor de la auténtica producción de alimentos italianos.

Durante la última década, el número de productos de imitación ha crecido en un 70% y tiene a los productores italianos extremadamente preocupados. Italia cuenta con el mayor número de productos (794) protegidos por etiquetas alimentarias de la UE, lo que garantiza su autenticidad. Etiquetar algo como “italiano” se ha convertido en sinónimo de calidad, lo que hace que sea más rentable para los productores con “sonido italiano” ganar dinero con la fuerza de la etiqueta “Made in Italy”.

Muchos chefs con sede en Estados Unidos abogan por verdaderos ingredientes italianos en sus platos, y se enorgullecen de los ingredientes lejanos que investigan y obtienen. Y luego, francamente, hay otros en la industria que simplemente no lo entienden. Están atrapados en preocupaciones de costos que les hacen servir versiones no auténticas que describen como estilo italiano y les dan una plataforma. Esto tiene el efecto adverso de modificar las experiencias de los consumidores con la comida italiana auténtica.

Por cierto, ¿cómo les va a los restaurantes en Italia? ¿Estarán allí cuando volvamos?

Spritz cóctel aperitivos

GN: Un decreto reciente del gobierno italiano invoca una amplia gama de medidas urgentes para apoyar y reactivar la economía del país. Aprobado en agosto de 2020, proporciona varios millones de euros de apoyo directo para ayudar a la recuperación de la industria de la restauración. En concreto, los restaurantes y empresas de catering que registraron una caída de ingresos del 25% entre marzo y junio de 2020 (en comparación con el mismo período del año pasado) tienen derecho a 2.500 euros para comprar ingredientes (productos alimenticios y enológicos) que deben elaborarse en Italia. Esta iniciativa tiene como objetivo ayudar tanto a los restaurantes como a los productores de alimentos y vinos a recuperarse.

¿Cómo pueden los estadounidenses identificar y encontrar productos italianos auténticos para llevar a sus cocinas ahora?

Símbolos de auténticos productos italianos

GN: Italia es el país con el mayor número de productos DOP (Denominación de Origen Protegida) y productos IGP (Indicación Geográfica Protegida) reconocidos por la Unión Europea, con un total de 573, que incluyen 167 productos alimenticios y 406 vinos. Estos pueden ser reconocidos por el símbolo rojo y amarillo redondo, parecido al sol.

Nuestros productos IGP suman actualmente 249 (131 productos alimenticios y 118 vinos). Se pueden reconocer por el símbolo azul y amarillo.

El sistema de indicaciones geográficas de la UE ayuda a los productores y a las economías locales. Prioriza la protección del medio ambiente salvaguardando así los ecosistemas y la biodiversidad de esa tierra específica. También apoya la integración social dentro de la comunidad. Por último, estas certificaciones ofrecen a los consumidores un mayor nivel de trazabilidad y estándares de calidad.

A través de la campaña True Italian Taste, financiada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Italia y coordinado por Assocamerestero - IACCW ha estado produciendo eventos y actividades educativas dirigidas a ayudar a los medios, compradores y consumidores a reconocer los auténticos productos de comida y bebida italianos.

Algunos consejos: busque siempre los símbolos de DOP o IGP, asegúrese de que el paquete indique que es un "Producto de Italia". No se deje engañar por las marcas que suenan italianas y los símbolos de la bandera italiana en los paquetes.

Nota: esta conversación se ha editado y condensado ligeramente para mayor claridad.


Gnocchi: ¡Su charla de almohada!

CHARLA DE ALMOHADA - ¡EL ARTE DE HACER GNOCCHI!

Ñoquis terminados - listos para cocinar o almacenar

Hagamos GNOCCHI - ¡Paso a paso!

Ñoquis - ¡mi cosa favorita! Exactamente cuantos "favorito" cosas que me atraparás reclamando? Cuidado ... cuando se trata de comida italiana, ¡mi lista está fuera de control! Haciendo Ñoquis en casa es una experiencia tan gratificante para divertirme en la cocina, así como una pura felicidad en un plato que busco cualquier oportunidad para crear esas pequeñas y sabrosas pepitas en forma de almohada.

Que es Ñoquis¿exactamente? Ñoquis puede estar hecho de muchas cosas diferentes, pero la mayoría de las veces de patatas. Se cree que se originaron en el Medio Oriente, ¡pero Italia definitivamente los puso en el mapa! Muchos países ofrecen un plato similar a una bola de masa que es similar, pero por lo general no incluyen huevos en sus recetas.

Cuando era pequeño, muy pocas personas fuera de los italianos sabían o hablaban sobre Ñoquis. Ahora son comunes en la mayoría de los buenos menús italianos. En Roma, se sirven tradicionalmente los jueves por la noche. En zonas de Sudamérica que tienen una fuerte influencia italiana, como Argentina, los atienden el día 29 del mes. Se dice que si se sigue esta práctica, uno tiene la seguridad de tener suficiente efectivo para el resto del mes. ¡No tengo nada que agregar en cuanto a experiencia personal en ese sentido! Sin embargo, en nuestra casa, Ñoquisno estaba reservado para días festivos u horarios especiales. Era un plato típico de los martes por la noche. Mi madre los preparaba rápidamente y sin problemas, muchas veces con una simple salsa de tomates frescos y albahaca.

La palabra Ñoquis significa bulto o nudo o, a veces, denominado "almohadillas". Es una de las palabras italianas más mal pronunciadas que creo que me he encontrado. En italiano, las letras gn aparecer juntos se pronuncia como si fueran Nueva Yorkcon el y tratado como una consonante.Por lo tanto, la pronunciación "ny-okey ”.

El estilo y la apariencia de los ñoquis difieren en las cocinas italianas según la región y la preferencia. Algunos tienen estrías como pequeñas conchas. Otros se parecen un poco a la pasta Cavatelli con un ligero rollo que les crea un bolsillo que siempre contiene solo un poquito de bondad picante adicional. Algunos cocineros los dejan como la forma de almohada simple que se crea cuando se cortan y prefieren no incluir el último paso de enrollarlos o surcarlos. En nuestra casa, mi madre, Loretta, no los superó. Los enrolló simple y rápidamente con una velocidad aparentemente ligera en harina con sus 2 dedos, creando el famoso “bolsillo” que recoge la salsa. Pow, pow, pow - Volarían como sobre un colchón de aire y siempre “supieron” aterrizar en la creciente colina de Ñoquismontando rápidamente en el otro lado de la mesa pequeña. Personalmente, he adoptado el aspecto estriado para el Ñoquis Hago en mi cocina. Creo que las crestas agregan un poco más de interés y textura al comerlas.

Cuando se preparan bien, los ñoquis son ligeros y ricos, hasta el punto de ser casi adictivos. Debería poder morderlos suavemente, no como un trozo de queso que necesita masticar más, y no como discos de hockey por la adición de demasiada harina. Loretta solía instruir que el Ñoquis no debe golpear el estómago como "Bombas de plomo" mientras que al mismo tiempo, no debe quedar blando y pastoso como el puré de papas. Pedacitos de cielo ÑoquisDeben acercarse a la lengua como bocanadas suaves y ligeras que parecen casarse con cualquier salsa a la que les introduzcas. En Firenze, fueron llamados "strozzapreti ” o sacerdotes estranguladores - tal vez porque no podían dejar de comerlos o se los comían demasiado rápido. ¿Son tan buenos? ¡Sí, de hecho lo son! ¡Hagámoslo!

5 Large Potatoes – skins on (IMPORTANT: use a starchy potato like russet or baking)

Boil in salted water about 30 minutes til tender (longer if potatoes are larger)

Remove potatoes from water and peel the skins off while hot. Using a fork helps. Also, I sometimes like to use surgical gloves to keep from burning my hands. (OUCH! This is why I often refer to Gnocchi Makingas the “Agony and the Ecstasy” – just a little pain to achieve a magnificent result.)

Put hot peeled potatoes through a ricer and set aside.

Mix flour and salt together.

Mix 1/2 of flour/salt mixture with riced potatoes.

Mix slightly and add rest of flour and mix together.

Knead just until you have a smooth dough. Add flour if needed in scant tablespoons. Do not over work your dough, as this will toughen it and make your Gnocchi heavier. Do all of this while potatoes are hot so that dough will still be warm when finished.

Divide your dough into quarters.

Roll each quarter into a rope and cut in 1 inch pieces.

Some like to call it “a day “ at this point and accept the Gnocchi as pillow shaped. I much prefer the extra step of taking each little pillow and rolling it on the back of a floured fork. This makes the famous little ridges and the little “pocket”.

When finished, you can throw them immediately into boiling water, waiting for them to surface, and then cooking for 2 more minutes. Drain – Add your sauce and serve.

TO FREEZE: lay the Gnocchi in a single layer on a pan and freeze. When frozen, drop them into freezer bags for later use. Do not defrost to cook – just drop directly into boiling water from the freezer.

**NEXT WEEK ON MY ITALIAN DISH – my favorite sauce for Gnocchi based on an old Tuscan tradition.

**Also: Coming in November to RECIPE OF THE MONTH on LINDA’S ITALIAN TABLE – another great sauce recipe for GNOCCHI!



PIZZA — THAT’S AMORE!!

Buon Giorno!

Looking for that great new Pizza Recipe?Quizás Pizza Dough?

Cuando se trata de PIZZA, the feeling of most aficionados is best described by Dean Martin in his infamous song. Indeed – That’s Amore!

Italians, Americans, – let’s face it – the whole world is in love with PIZZA!!The international favorite! This is the Italian standard that everyone can relate to on some level. This is the Italian dish that probably started as mere sustenance and became a craze worldwide. There is probably not a city of stature in the world without a pizza joint – New York’s Little Italy, in my opinion, being the best of the best in the USA in that arena.

To illustrate, here is my husband, Tom, enjoying a slice in the heart of this famous arena of Italian food. Street food is king in Little Italy, and there it nothing quite like it anywhere.

Da ting back to ancient times, many existing cultures served pizza in some form and prepared it with the hot stone method that has returned to us in our modern times. Traditional pizza, as we know it today, using the tomato, which was previously believed to be toxic in earlier centuries, had its origins in Naples, Italy, native land of my father, Attilio. (He would tell you that most good “eats” got their start in Napoli!) Pizza, thought to have originally evolved as a staple among the poorer classes, would fall into the category of what my mother, Loretta, called “peasant food” – food simply prepared, with simple ingredients, and enjoyed without thought to class and rank. (Read more about Attilio and Loretta at Linda’s Italian Table click here ) Pizza has evolved into many forms today from the sweet and fruity to the savory and spicy and sometimes to the very unlikely in terms of toppings.

I remember pizza growing up as the “Saturday Night Special”. My parents would either make their own dough or short-cut it by procuring it from the reliable Dirienzo Brothers Bakery in my hometown, Binghamton, New York. The preparation for their dough was very simple: flour, yeast, salt, water with 2 rounds of rising. After the second rise they rolled out the dough on their tiny round kitchen table. I loved to be around for this. It was truly a family affair with everyone gathering around to watch and throw in his or her preference as to what should be included in the toppings– and then the agonizing wait for the finished product. Do you have a pizza story? I would wager there are many.

Pizza is not just the “Saturday Night Special” anymore, making its way into even the most sophisticated of cocktail menus. It happens to be one of my favorite cocktail appetizers when cut in little squares with endless imaginative toppings from mushrooms to salmon and caviar. Pizza, as an appetizer, is a great accompaniment to drinks, especially the MARTINI served “Dry as dust” as Nora Roberts wrote in “Morrigan’s Cross”, and in particular – my personal choice, Tom’s Bada Bing Bada Boom! Haga clic aquí para ver la receta

I thought it might be fun to discuss a more unusual version of pizza and mix it up a little. Today we’ll explore PIZZA WITH ARUGULA, SAUSAGE, SUN DRIED TOMATOES, AND GOAT CHEESE– red, white, and green for the Italian flag!!

I can’t say Arugula without smiling and thinking of Steve Martin in “My Blue Heaven” where he speaks of “A-ROO-gula” and pronounces it a “veg-et-a-ble”! Nutritionally speaking, Arugula is a source of protein, thiamin, riboflavin, Vitamin B6, minerals and a good source of dietary fiber.

This delicious pizza is kind of a take-off on the tradtional dish, “Pasta with Sausage and Broccoli Rabe”, found on many Italian restaurant menus. Here we substitute the light, tender, and peppery Arugula for the bitter Broccoli Rabe (the rabe is an acquired taste I have found).

And now we begin either by purchasing a perfectly fine dough at Trader Joe’s or Whole Foods or another of your favorite places — O MAKING YOUR OWN!

PIZZA DOUGH

(courtesy of Mama Loretta with a slight twist from me!)

Makes 4 loaves of pizza dough for a thinner crust – 1 to use – 3 to freeze! (Makes 2 loaves if you like a thicker crust.) There is nothing like craving pizza and being able to go right to your freezer for a loaf of dough just waiting for you!

Each loaf will also make 2 individual “pizzettes”.

7 cups Flour (Loretta used all purpose flour and it is just fine!)

1 envelope dry yeast dissolved in 1/2 c. lukewarm water

Put flour, sugar, and salt in large bowl. Make well in center. Add yeast/water mixture, then, the hot water & oil.

Mix with hands until dough pulls together to form a lovely ball of dough.(You can also use a food processor or dough hook – but I love getting my hands in it like Loretta did!) Knead and rub a couple of drops of oil over ball. Let rise in a bowl rubbed with a few drops of oil for 2 hours in a warm place. Mom used to put a towel over the bowl and put it in the oven – not heated.

After the first rise, it’s “aggression time”. Punch that sucker (aka ball of dough!) down like it was your worst enemy and give it a quick knead. Ahhh – stress reliever!

Now place the dough back in the bowl to let rise one more time for about another hour. Then divide to form 4 balls (loaves) and chill to use or freeze for later.

When ready, roll out or stretch your dough on a floured surface to your desired shape and thickness – round if using a stone. Use your fingertips to assist in shaping. Lift it, turn it, shape it.

I like to use the pizza stone method which I think provides a crispier crust. I discuss this here.

Preheat the stone at 450” for about 15 minutes until crust is crisp and golden or a little longer depending upon your oven. Note – some like to bake their pizzas at 500 or 550. This is fine – but your cook time will be shorter.

When you are ready to add the pizza to the stone – sprinkle the stone with some cornmeal to keep the pizza from sticking.

I use a peel to slide the pizza onto the stone which also has cornmeal on it under the raw pizza. I use the peel again to remove the cooked pizza from the stone.

Caution: Do not prepare your pizza and leave it sitting on the peel, or anywhere for that matter, to cook later. Your crust may become soggy. Always rub the dough with a little olive oil before topping, as this will help to seal your crust and inhibit any sogginess. Then add your toppings and pop the pizza into the oven immediately.

PIZZA WITH ARUGULA, SAUSAGE, SUN DRIED TOMATOES AND GOAT CHEESE

(aka: Not Your Mother’s Pizza)

1/4-1/2 tsp red pepper flakes (depending on your palate)

2 links Italian sausage (I like to use 1 mild and 1 hot) each link about 5 inches

8 Sun Dried Tomatoes packed in oil and sliced in strips

1 c. rallado Fresco mozzarella (Fresco a must – buffalo all the better)

While preheating the stone, heat the garlic cloves in the oil til golden and add the arugula, red pepper flakes, salt and pepper. Gently toss until arugula is just wilted (just a couple of minutes) and covered in the flavorful oil. Remove garlic cloves.

Remove the sausage from the casings in small pieces about an inch wide and saute in a tbsp of olive oil til just browned. Discard the casings, reserve the sausage, as in “leave the gun, take the cannoli”.

Put about a tablespoon of olive oil on your rolled dough and spread around with your fingers. Add the grated mozzarella by sprinkling around the dough. Distribute the arugula next and follow with the sausage pieces, sun dried tomatoes, and goat cheese broken into small bits. A sprinkle of good Parmigiano-Reggiano is always a nice finish.

Bake in 450 oven for about 15 minutes or until bottom is crispy and golden.

Serves about 4 depending upon the appetite.

I suggest serving this with a St. Bernardus ABT12 Belgian Abbey Ale – a strong full bodied, flavorful Belgian ale which stands up well to the strong flavors in the pizza – Not Italian – but good anyway! Of course, a fine Chianti is siempre a good pick.

PARLA COME MANGI!

Reminder: Be sure to visit my website, Linda’s Italian Table , for the new Recipe Of The Month!


Cómo hacer esta receta

In a medium bowl, whisk the 00 flour and the 1/2 cup of semolina flour with the salt. In another bowl, whisk the egg yolks with the olive oil and 1/4 cup of water. Mound the flour mixture on a work surface and make a well in the center. Add the beaten yolks to the well and gradually incorporate the flour with a fork, starting with the inner rim of the well and working your way out until all of the flour is incorporated and a soft dough forms. Knead the dough until smooth and elastic, about 10 minutes. Wrap in plastic and refrigerate for 1 hour.

Cut the dough into 8 equal pieces and cover with a kitchen towel. Lightly dust 1 piece of dough with semolina flour and flatten slightly. Run the dough twice through a pasta machine at the widest setting. Run the dough twice through successively narrower settings until it is 1/8 to 1/16 inch thick and 14 to 16 inches long. Lay the pasta sheet on a semolina-dusted baking sheet and generously dust with more semolina. Repeat with the remaining 7 pieces of dough. Keep the pasta sheets covered with a damp kitchen towel.

In a food processor, pulse the almonds with the garlic and olive oil until smooth. Add the basil and pulse until finely chopped. Add the Parmesan, the 1 1/4 cups of pecorino and the mascarpone and pulse until smooth. Season the pesto with salt and scrape into a large bowl.

In a food processor, pulse the tomatoes with their juices until almost smooth. In a large saucepan, heat the olive oil. Add the garlic and cook over moderate heat, stirring, until fragrant, 1 minute. Add the pureed tomatoes and the sugar, season with salt and bring to a simmer. Cook over moderately low heat, stirring occasionally, until thickened, about 30 minutes keep warm.

Meanwhile, preheat the oven to 450°. Line 2 rimmed baking sheets with parchment paper. In a very large pot of salted boiling water, cook 2 pasta sheets until al dente, about 3 minutes. Using a slotted spoon, lift out the pasta sheets and let them drain slightly, then turn gently in the pesto to coat. Lay one of the pasta sheets on a prepared baking sheet and dollop 1/4 cup of the ricotta near one end. Fold one-third of the pasta sheet over the ricotta, then fold the rest of the sheet over onto itself. Repeat to fill the second pesto-coated sheet, then repeat the entire process with the remaining pasta sheets, pesto and ricotta. Cover the folded handkerchief pasta with foil and bake for 10 minutes, until hot throughout.

Spoon the marinara sauce into shallow bowls. Top with the stuffed pasta handkerchiefs, garnish with pecorino and serve.


Love, bolognese style: Patience key to perfect sauce

La Trattoria chef-owner Carlo Molinaro said it best: Italian cuisine is the art of eating well.

While traveling through Italy, in fact, I did nothing pero eat well, and guiltily. Instead of sampling varied dishes, I just kept ordering my favorite &mdash pasta with ragu alla bolognese.

The seed was planted decades ago as I followed my first cookbook recipe &mdash Betty Crocker's, to be exact &mdash for spaghetti with meat sauce. I cooked it countless times, tweaking the recipe as the years flew by.

I adored the lipstick-red sauciness of the long-simmering ragu. Draped generously over spaghetti, it seduced me not one plateful but often three at one sitting. To me, it was the perfect Italian meal.

After college, though, I realized that what I thought was authentic Italian cooking actually was an American derivative of northern Italy's ragu alla bolognese. At a trattoria in Rome a decade ago, I ordered spaghetti bolognese. The proprietress bent down to whisper that the sauce is traditionally served in Bologna with ribbonlike, fresh egg pastas, such as tagliatelle, fettucine or pappardelle.

A durum-wheat pasta from Naples, spaghetti was better suited for tomatoey Neopolitan ragu, flavored with whole pork chops, beef ribs, Italian sausages and meatballs, rather than Bologna's sauce with ground meats (usually beef or combinations of beef, veal and pork). But these days, few Italians will raise their eyebrows if you serve bolognese on spaghetti, penne or tortellini.

They still frown, however, at Americans' tendency to drown pasta in too much sauce. Italians lightly coat the noodles with a fine sheath.

After this trip, I came to appreciate less sauce and more pasta. I also launched my search for the perfect bolognese sauce. Over time, I realized there isn't a single ideal one but many. Each person has his favorite. Some perfume their sauces with thyme, oregano and basil others, like Molinaro, prefer cloves and bay leaves.

His recipe, he said, comes from the chefs he has worked with in northern Italy. It takes about four hours to prepare and simmer the result is a sauce with incredible depth, reminiscent of caramelized roasted tomatoes fragrant with ripe, citrusy, smoky notes. For such a complex-tasting sauce, the recipe isn't at all complicated. It just requires patience.

Molinaro uses sugar to round out the acidity in the tomatoes. Other cooks, he said, use milk or cream. For my "quick" bolognese recipe, which takes an hour to prepare, I used sugar and milk.

The key to good bolognese is lengthy simmering, usually a minimum of two hours and as long as six. This not only nurses the flavors of the vegetables and meats but rounds the acidic edge and marries the flavors to create a symphony rather than a solo.

No problem on weekends, but for weeknights I needed something less time-consuming. Borrowing an avid cook's technique for quick marinara, I rapidly concentrated flavors by cooking over high heat, rather than low. Instead of a deep sauce pot, I used a braising pan, which provided more surface area to reduce and caramelize tomatoes and vegetables. I further enriched the sauce by throwing in finely chopped mushrooms for a meaty earthiness.

In 1982, the Accademia Italiana Della Cucina declared that authentic bolognese sauce should have onions, carrots, celery, tomato paste, beef, pancetta, meat broth and red wine. Milk and cream are optional. However, I've sampled wonderful recipes in Italy containing pork, veal, chicken liver, porcini mushrooms, white wine and cinnamon.

Some are saucy, whereas others use just tomato paste. I learned, too, that ragu alla bolognese is extremely versatile. In addition to tossing it with pasta, you can use leftovers in an easy lasagna with béchamel sauce.

"It's such an important sauce in Italy," Molinaro said. "If you mess it up, you go back to washing dishes."

CLASSIC SPAGHETTI BOLOGNESE

Chronicle-tested recipe from La Trattoria Italian restaurant

2 cups fruity red wine (divided use)

1 (28-ounce) can whole tomatoes

Sal y pimienta negra recién molida

2 (6-ounce) cans tomato paste

1 cucharada de ajo picado

1/4 cup chopped Italian parsley (see note)

2 pounds pasta of choice, cooked according to package directions

In a large pot, heat oil over high heat. Reduce heat to medium-low and add carrot, onion, celery and bay leaves sauté until onion caramelizes to a deep, golden brown, about 35 minutes. Deglaze with 1 cup wine, stirring constantly to remove brown bits from bottom of pan. When the wine evaporates, stir in the beef, veal and pork, breaking up the pieces as you go to prevent clumps. When the meats have browned, add remaining wine, stirring to deglaze pan and remove brown bits from bottom of pot. Cook until the wine evaporates, about 3 to 4 minutes.

Meanwhile, purée tomatoes in a blender. With a strainer or a slotted spoon, skim and remove any seeds and tomato skins. Reduce heat to medium and add purée along with cloves. Condimentar con sal y pimienta. After 20 minutes, reduce heat to low and stir in the tomato paste. After 30 minutes, add garlic and sugar. Cook for another hour before adding the parsley. Cook for another 10-15 minutes before serving over cooked pasta.

Nota: To minimize the bitterness in parsley, chef Carlo Molinaro places it in a cheesecloth and squeezes out the juice before adding it to his sauce. A paper towel also will work.

Makes 8 to 10 servings.

QUICK SPAGHETTI BOLOGNESE

Chronicle-tested recipe developed by Dai Huynh. Double-concentrated tomato paste, available at Central Market, is preferable. Otherwise, any good paste will do.

1 (28-ounce) can crushed tomatoes

1 (14.5-ounce) can diced tomatoes

2 1/2 cups finely chopped baby bella brown mushrooms

4 tablespoons tomato paste (divided use)

Sal y pimienta negra recién molida, al gusto.

Red-pepper flakes, to taste

4 tablespoons chopped fresh oregano (divided use)

3 garlic cloves, minced or pressed

1/4 taza de perejil italiano picado

2 tablespoons fruity, extra-virgin olive oil

1 pound pasta of choice, cooked according to package directions

Drain crushed and diced tomatoes, reserving liquid.

In a large braising pan, heat regular olive oil over medium-high heat. When it's hot, add onion and sauté until caramelized, stirring to prevent burning. Reduce heat to medium and add 2 tablespoons tomato paste, stirring constantly.

When tomato paste caramelizes, increase heat to high and add wine to deglaze. With a wooden spoon, remove brown bits from bottom of pan.

When the wine evaporates, add crushed and diced tomatoes stir constantly to prevent splattering. Cook for 10 minutes, then add milk and sugar. Reduce sauce to a stewlike consistency, another 8 minutes.

Add beef, veal and pork, breaking chunks with a fork to prevent clumping. Season with red-pepper flakes, salt and black pepper.

After 20 minutes, stir in 3 tablespoons oregano, garlic and remaining tomato paste and season to taste with salt and black pepper. After 5 minutes, add parsley and season with salt and black pepper to taste. After 5 minutes more, drizzle in extra-virgin olive oil and remaining oregano. Cook for another 2 to 3 minutes. Serve hot with pasta and Parmesan.

Rinde 6 porciones.

BAKED BÉCHAMEL LASAGNA

Chronicle-tested recipe developed by Dai Huynh

12 no-boil or regular lasagna sheets

1/4 teaspoon grated nutmeg

Freshly ground white pepper, to taste

5 cups Bolognese sauce (divided use)

1 1/4 cup finely grated Parmigiano-Reggiano cheese

Precaliente el horno a 450 grados.

If using regular lasagna sheets, prepare as instructed on package. Lay cooked noodles on a clean, damp towel. Cover with another damp towel until ready to use.

Heat butter in a saucepan over medium heat. Whisk in flour and nutmeg. Cook, stirring constantly, until bubbly and golden. Whisk in a steady stream of milk. Bring to a simmer, whisking occasionally until sauce thickens. When sauce coats the back of a spoon, season with pepper and salt to taste. Alejar del calor.

To assemble lasagna, spread 1 cup Bolognese sauce over the bottom of an 8-by-11-inch baking dish, then cover with 3 lasagna sheets. It's OK if sheets overlap. Top with another cup of Bolognese sauce, followed by 1/4 cup of béchamel, then 1/4 cup Parmigiano-Reggiano. Repeat the layering process 3 more times.

Place in the oven to bake. After 15 minutes, reduce temperature to 350 degrees and bake another 20 minutes.


Italian Pot Roast (Stracotto)

I also include slow cooker directions for those who prefer that method for this recipe.

1 cucharada de aceite de oliva
4 lb chuck roast
1 cebolla picada
2 zanahorias picadas
2 celery stalks, chopped
8 oz Cremini mushrooms, chopped
3 garlic cloves, chopped
2 cups dry red wine
1/4 cup flat leaf parsley leaves, chopped
2 tablespoons sage leaves, chopped
1 hoja de laurel
1 cup beef stock
1 container crushed tomatoes (26-28 ounces)
1 tablespoon tomato paste
Polenta, recipe below, or Spaghetti

Heat olive oil in a large Dutch oven. Salt and pepper the roast, then brown it on both sides.

If using a slow cooker, put the roast in the cooker. If you’re using a Dutch oven, put the roast on a plate.

Sauté the vegetables in the oil that remains until they’re soft and a little browned.

Add the wine to stir up the browned bits on the bottom of the pan and bring to a boil for 2-3 minutes.

Add the herbs, tomato paste, tomatoes and beef stock.

For the Dutch oven put the roast back in the pot and bring the mixture to a simmer and keep at just a simmer for 2 ½ to 3 hours.

If the liquid begins to boil, you may need to place the lid ajar. You don’t want a rapid boil, just a few lazy bubbles or the meat will get tough.

If you’re using a slow cooker, add the vegetables, wine, stock, herbs, tomato paste and tomatoes to the cooker and turn on low for 6-8 hours.

When the meat is tender, remove and cut into thin slices. To thicken the sauce, especially if made in the slow cooker, boil for a few minutes. Remove the bay leaf before serving.

Serve the sliced beef with creamy polenta or spaghetti and a green salad. An Italian red wine, like Masciarelli Montepulciano d’Abruzzo, will be great to use in the recipe and to drink with dinner.


Ver el vídeo: Quesos Estilo Italianos (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mathe

    la debida respuesta

  2. Behrend

    Y no pensé en eso. ¡Le diré a mi mamá, ella no lo creerá!

  3. Cus

    Me gustaría su mayor existencia y relleno de noticias.

  4. Tygoran

    si es logicamente correcto

  5. Zule

    Información maravillosamente, muy entretenida

  6. Sebastiano

    ¿No tiene equivalente?



Escribe un mensaje